Actualidad

La vida tomada: dos mujeres graban cómo es vivir bajo el control del ISIS

Estas mujeres han arriesgado su vida para mostrarle al mundo cómo es su día a día bajo el yugo del Estado Islámico en Siria

Dos mujeres sirias han arriesgado su vida para mostrarle al mundo cómo es vivir en Raqqa, la capital siria del Estado Islámico.

Om Omran y Om Mohammad (nombres ficticios) fueron contactadas por el periódico sueco Expressen, que les proporcionó dos cámaras ocultas para que grabaran su día a día en el feudo de los terroristas islámicos.

Las mujeres, que nunca desvelan su identidad real ni muestran su cara, se arriesgaban a la pena de muerte si llegaban a ser descubiertas, pero aún así consiguieron grabar durante varios días lo que pasaba en Raqqa.

Se arriesgaban a la pena de muerte si llegaban a ser descubiertas, pero consiguieron grabar durante varios días lo que pasaba en Raqqa

Se arriesgaron para que el resto del mundo pudiera ver cómo es su vida desde que los terroristas llegaran a la ciudad siria, antes una de las más abiertas del país.

En el último año, Mohammad y Omran han visto como su existencia cercada por el extremismo religioso y la violencia. Antes de la llegada de los integristas, las dos mujeres tenían buenos trabajos y una vida normal. Ahora solo tiene permitido salir a la calle si van acompañadas de otra persona y solo si van cubiertas completamente con el niqab.

Y cuando decimos completamente, nos referimos, tal y como cuentan las propias mujeres, a llevar dos niqabs negros encima que llegan hasta el suelo, guantes negros y hasta cubrirse completamente los ojos.

Si no se cubren "adecuadamente" se arriesgan a que los pare un miembro de la Hisbah, la policía de ISIS compuesta por mujeres que se dedican a pasear por la calle buscando otras mujeres que no se hayan vestido según sus reglas.

Loading the player...

Las dos mujeres tenían buenos trabajos y una vida normal. Ahora solo pueden salir a la calle acompañadas de otra persona y completamente cubiertas con el niqab

En un momento del vídeo, las dos mujeres deciden ir de tiendas para comprar tinte para el pelo y ropa interior. Su sorpresa es mayúscula cuando entran en una perfumería y se encuentran que las cara de las mujeres de las cajas de los tintes para el pelo está tachada completamente con rotulador negro.

Omran le pregunta al asistente de la tienda: "¿Crees que así puedo ver bien el color del tinte? A lo que él contesta: "Piensa que lleva niqab".

Comprando ropa interior femenina, a las mujeres les ocurre otra situación delirante. Entran en otra tienda y Omran le dice al dependiente: "En estos días ya no es fácil saber qué tiendas venden ropa interior". El dependiente le contesta: "las tiendas que tienen las persianas bajadas como esta son las que tienen ropa de mujer".

Es un insulto que las mujeres enseñen el pelo. Es un insulto que enseñen las manos. Es un insulto que se les vea la cara pero también es un insulto que la gente vea la ropa femenina.

Pero ahí no acaban todas las escenas chocantes que estas dos mujeres ven cada día paseando por su ciudad.

Espero el momento en el que pueda quitarme los dos niqabs y toda la oscuridad que traen a mi vida. Caminar por las calles sin tener miedo, sin armas, sin combatientes extranjeros. Ser libre

En un momento, pasan delante de una plaza en la que ejecutan a un hombre. Ante la mirada de cientos de asistentes. Cada vez que se produce una ejecución pública, el ISIS obliga a la gente a acudir a verla. Es la propaganda del miedo.

A veces, apedrean al condenado. Otras lo cosen a balazos. En algunas ocasiones, lo dejan en medio de la carretera y obligan a los habitantes de la ciudad a pasar por encima de su cuerpo con sus coches hasta que la carne se esparce por el asfalto. Hasta que ya no queda nada.

Al final del vídeo, Om Mohammad nos confiesa su anhelo más intenso nacido tras meses de terror y opresión.

" Espero el momento en el que pueda quitarme los dos niqabs y toda la oscuridad que traen a mi vida. El momento en el que pueda vestirme como quiera, como solía hacer antes. Caminar por las calles sin tener miedo, sin armas, sin combatientes extranjeros. Vivir como quiero. Comprar lo que quiero. Salir sola a la calle. Ser libre".

"Porque nada es más importante que la libertad", declara con voz distorsionada de espaldas a la cámara.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar