Actualidad

Tus nuevos juguetes sexuales 'inteligentes' podrían ser hackeados

Los juguetes sexuales conetados a apps y a internet pueden ser muy vulnerables al ataque de hackers, advierten los expertos en seguridad informática

El placer a distancia también puede ser muy peligroso. Los nuevos juguetes sexuales inteligentes, aquellos que funcionan asociados a apps y permiten comunicar con otros vía internet, pueden ser muy vulnerables al ataque de los hackers. Así lo advierten los expertos en seguridad informática.

El problema no es que alguien vaya a hackear tu dildo en pleno uso, tomando el control de velocidades e intensidades durante tus ejercicios de placer, sino de la posibilidad que esos dispositivos brindan de acceder a la esfera privada del usuario, ya sea espiando sus prácticas o recavando información sobre sus personas.

Una especie de Gran Hermano sexual

Pese a lo disparatado de la idea, la empresa de seguridad Trend Micro comprobó que es posible hackear un vibrador. Para demostrar la vulnerabilidad de estos aparatos, esta empresa pirateó un vibrador conectado a internet en la feria de tecnología CeBIT, que se ha celebrado esta semana en Alemania.

Varios fabricantes de juguetes sexuales han lanzado productos que se pueden conectar a smartphones y ordenadores a través de WiFi y Bluetooth, lo que permite a los usuarios controlarlos a distancia. Algunos juguetes sexuales incluso incluyen apps que permiten comunicarse con la pareja a distancia vía web cam. Según los expertos, estas empresas están tratando la seguridad de una manera poco cuidadosa.

“Muchos de los objetos conectados a Internet tienen una brecha muy grande en su seguridad, ya que cuesta dinero garantizar un nivel razonable de protección sobre un producto”, explica el analista de seguridad de Malwarebytes, Chris Boyd.

"Si hackeo un vibrador, puede parecer simplemente divertido", comentó Raimund Genes, jefe de tecnología de Trend Micro. "Pero si puedo acceder a su back-end, entonces podría hacer cosas como chantajear al fabricante".

En lo que se refiere al usuario, los peligros oscilan entre verse espiados por personas que puedan haber accedido a sus dispositivos, o expuestos a situaciones comprometedoras, desde la exhibición pública de grabaciones de sus escenas sexuales a la extorsión en base a esos mismos materiales.

Los fabricantes, por el contrario, niegan que existan riesgos. En un comunicado público, el fabricante de juguetes sexuales Lovense explicó que “hay tres niveles de seguridad. Por parte del servidor, la forma en la que se transfiere la información desde el teléfono del usuario a nuestro servidor y por parte del cliente”. 

¿Te deja eso más tranquilo? 

[Vía Europe Newsweek]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar