PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La version masculina del twerking tiene forma de macro pene de espuma

H

 

Un grupo de jóvenes estadounidenses ha inventado unos calzoncillos que aumentan el tamaño del pene y un baile que alcanza casi el millón de visitas en Youtube.

Alba Muñoz

29 Julio 2014 12:42

"¿Qué le pasa al mundo? ¿Estamos enfermos?" Son muchas las veces que un vídeo de Youtube o una nueva idea lanzada en Internet han hecho resonar esas preguntas en nuestras cabezas. Pues bien, el mundo no ha terminado: aquí te presentamos el nuevo baile fálico de Internet, el Wubbing.

El wubbling consiste en una coreografía con tintes tribales y actitud semental que debe ser efectuada con unos calzoncillos cosidos a un macropene de espuma (sus inventores los venden por 175 euros en eBay). Con todo el morrazo, estos chicos estadounidenses afirman que el Wubbing será un nuevo fenómeno en las pistas de baile internacionales, pero no explican sus motivaciones: el rabo es suficiente y ya acumula 913.000 visitas en Youtube.

Al parecer, los chicos fueron sorprendidos por un agente de policía mientras bailaban en la calle y les fue prohibida tal actividad. En el vídeo, además de una demostración, los ideólogos del Wubbing explican que bailan desde el corazón.

Cultura tribal, krump y twerking

Más allá del pasmo general, hay ciertos detalles en el comportamiento de estos jóvenes que pueden explicar por qué este pene de espuma suma casi un millón de visionados: el principal movimiento de los bailarines consiste en realizar el movimiento colgandero o péndulo. Este gesto magnifica el falo ante el espectador y es un acto de poder masculino ancestral (la madre de alguno de los chavales, que aparece matando moscas en el jardín mientras les observa, no parece sin embargo demasiado impresionada).

Otro rasgo observable es la combinación de la centralidad fálica con el estilo de baile conocido como Krump. El krump se trata de una expresión de fuerza combinada con sonidos evolucionados del hip hop y la electrónica. Los bailarines, casi siempre hombres muy fuertes, se sitúan en corro y se retan a través los poderosos gestos de su cuerpo: la potencia viril recorre sus músculos hasta que su adversario puede notar su fuerza, pero nunca llegan a tocarse. Es impresionante observar el poder tribal de estos piques, como este vídeo del mundial de Krump celebrado el octubre pasado.

Por último, es indispensable hacer notar que desde que las féminas se han apoderado de las pistas de baile con el twerking como demostración de poder de sus nalgas, ningún estilo de baile se había situado tan claramente como acto territorial. ¿Es el wubbing un gesto testosterónico para recuperar el poder en las discotecas? Está por ver. Lo que es seguro es que es una meadita en la esquina de la pista de baile.

share