Actualidad

Una ventana abierta a la psique tormentosa de Philip Seymour Hoffman

El malogrado actor habla sobre la búsqueda de la felicidad, la muerte, los libros y la meditación en esta nueva entrega de la serie de entrevistas animadas Blank On Blank

No hay juez más implacable que uno mismo cuando se trata de magnificar los miedos y los defectos propios. A menudo vemos debilidades donde otros sólo ven méritos. Deseamos lo que no tenemos y nada de lo que somos nos parece suficientemente bueno. Da igual que uno goce del reconocimiento o el aplauso del resto: cuando nuestros demonios personales empiezan a escupir su fuego, hasta el éxito y el placer se pueden convertir en problemas.

La vida pública de Philip Seymour Hoffman en los meses previos a su muerte dibujaba una estampa idílica: los papeles y los premios le llovían, la crítica y el público coincidían desde hace tiempo en señalarle como uno de los actores más dotados de su generación, no le faltaba ni el trabajo ni el dinero ni el amor. Muchos en su lugar se hubieran dedicado a exprimir el dulce de la vida sin remordimientos. Hoffman, sin embargo, era proclive a las dudas, al tormento de quien se siente eternamente insatisfecho.

El nuevo episodio de la serie Blank On Blank de la PBS —que reproduce entrevistas a celebridades en formato animado— devuelve a la vida un fragmento de la conversación que el actor mantuvo con el filósofo Simon Critchley el 17 de diciembre de 2012 en el marco de las charlas organizadas en el Rubin Museum of Art de Nueva York. A pesar del tono distendido de la charla y de las risas ocasionales del público, la desazón se filtra a menudo en las palabras del actor.

Philip Seymour Hoffman habla de su tendencia a matar el placer a base de abusar de él. Señala a sus hijos como fuente de felicidad. Pero se trata de una felicidad que consideraba fugaz, siempre rota por las dudas y las inseguridades, asediada por los fantasmas de un pasado que nunca cesaron en su incómodo acecho. A la luz de su dramático final, las palabras que salen de la boca de Hoffman resultan tristemente reveladoras. Cinco minutos a pecho descubierto que revelan la dimensión más personal de un actor descomunal.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar