Actualidad

Lo que algunas pastillas pueden llegar a hacer a tu relación amorosa

Imagina un futuro en el que puedes acelerar o desacelerar el amor con una sola pastilla

No lo ves venir. En ningún momento te lo puedes llegar a imaginar. Pero llega. Y vaya si llega. Cuando menos te lo esperas, vas y te enamoras. Y entonces llegan los problemas.

A menudo estar enamorado es un drama y causa muchos quebraderos de cabeza. Porque, ¿qué pasa con esa sensación de ansiedad en los primeros momentos del tonteo? Cuando no sabes si esa frase significa esto o quizás lo otro, e intentas buscar un doble, triple e incluso sexto sentido a ese críptico “me voy a dormir” que te suelta ESA persona.

Si la relación prospera y empiezas a salir con esa persona, tendrás que hacer frente a los típicos problemas, inseguridades y discusiones que harán que pierdas pelo —y fuerzas— por el camino. Y, en última instancia, cuando lo dejes con tu pareja sufrirás mucho.

Pero, ¿qué pasaría si pudieras medicalizar el amor? ¿si pudieras conseguir con una pastillita que la otra persona te quisiera? ¿si consiguieras evitar todas esas desagradables discusiones con una sola inyección? ¿Y qué tal un juntos para siempre en forma de jarabe color verde?

Pese a que la posibilidad se te antoje una locura, la ciencia está dando los primeros pasos en esa dirección. Según creen algunas voces dentro de la comunidad científica, hay un futuro previsible en el que podremos utilizar el poder de la química para mejorar nuestras relaciones interpersonales.

De hecho, aunque no seamos conscientes, ya está ocurriendo. Algunos medicamentos como la oxitocina intranasal parece que aumentan la confianza y el apego en los experimentos con seres humanos y los médicos ya empiezan a prescribir aspirinas e ibuprofenos para tratar el dolor de un corazón roto. Eso por no hablar de esa botella de vino que te bebes en tus citas románticas que te desinhibe y hace que la conversación fluya...y fluya.

O la famosa pastillita azul y algunos antidepresivos en ciertos casos. La depresión puede hacer que una relación se resienta, por lo que ciertos medicamentos para tratarla pueden ayudar a que la vida en pareja sea un poco menos tensa. Tampoco podemos olvidarnos de la cantidad de hormonas que participan en el proceso del amor: Adrenalina, dopamina, serotonina, oxitocina, testosterona y vasopresina.

Vamos, que las drogas del amor no son algo del futuro, sino que vivimos rodeadas por ellas desde hace muchos años. De acuerdo con Brian Earp, investigador de la Universidad de Oxford y coautor del estudio La medicalización del amor, el futuro de estos medicamentos pasa por facilitar el amor; no crearlo.

Según explicó este científico a Motherboard, “el escenario más probable es aquel en el que las drogas podrían utilizarse para complementar las formas tradicionales de amor en la pareja”. 

Según creen algunas voces dentro de la comunidad científica, hay un futuro previsible en el que podremos utilizar el poder de la química para mejorar nuestras relaciones interpersonales

Vaya. Parece que aún no podemos hablar de las pastillas para hacer que alguien te quiera. Por el contrario, el uso de las drogas del amor sería un poco así:

Una pareja discute mucho. Están hasta las narices el uno del otro y su relación está a punto de irse a pique. Deciden ir a un terapeuta de pareja y este, en vez de proponerle que se introduzcan en el divertido mundo del rol playing o algún tipo de marcianada parecida, les receta unas pastillas.

Y, automáticamente, esa pareja que no se soportaba comienza a quererse como si fueran quinceañeros en pleno romance.

La investigación de Earp se centra también en las implicaciones éticas de la medicalización del amor. ¿Es bueno o malo tratar un sentimiento con pastillas? Pues depende.

 

“Es probable que algunas parejas que se beneficiarían en gran medida de la posibilidad de utilizar los frutos de la ciencia y las tecnologías médicas, en combinación con terapias / enfoques tradicionales, en un intento de mejorar sus relaciones", explicó Earp. Porque, en cierta medida, nuestras relaciones ya están medicalizadas. El amor puede ser el medicamento más potente o la droga más destructiva de todas.

¿Sabías que estar casado reduce las posibilidad de tener un ataque al corazón y te aumenta las probabilidades de sobrevivir al cáncer? ¿Y que la falta de amor puede conducir a la obesidad y al tabaquismo?

El amor puede ser el medicamento más potente o la droga más destructiva de todas

Entre las drogas que podrían llegar a facilitar las relaciones se encuentra el éxtasis. En los años ochenta, los científicos comenzaron a investigar cómo el MDMA podría ayudar a las relaciones sociales. Sin embargo, su prohibición en 1985 paró los experimentos. Según estos científicos, quizás sería hora de reanudarlos de nuevo. Porque la sensación de amistad, cercanía y confianza con el otro que provoca el éxtasis podría ayudar a mejorar nuestras relaciones hasta límites inimaginables.

¿Y qué pasa si se nos acaba el amor? ¿O si queremos que se acabe? La respuesta, según estos investigadores, vuelve a estar en las pastillas.

Las drogas anti amor pueden disminuir el dolor asociado con el amor o, lo que es lo mismo, lograr una ruptura química. Hay evidencias que los mismos medicamentos que se utilizan para tratar los pensamientos obsesivos de los pacientes con TOC, también podrían ayudar a reducir la angustia del desamor. Las hipotéticas aplicaciones de estos medicamentos anti-amor sería el fin de relaciones extra-maritales, acabar con el doloroso amor no correspondido, poner fin a una relación abusiva o incluso salir de una secta destructiva.

Visto así, son todo ventajas. Mejorar el amor, acabar con las crisis e incluso poner fin a una relación abusiva con tan solo una pastilla.

Pero, ¿cuál es el peligro de medicalizar un sentimiento? ¿Se puede controlar mediante químicos algo como el amor? ¿Pueden llegar a ser estas pastillas un método muy efectivo de control mental? ¿O una salida de emergencia facilona ante los problemas en las relaciones amorosas?

Habrá que esperar para ver cómo funcionan estos medicamentos y cuáles son las implicaciones de estas drogas.

Mientras tanto, parece ser que toca comenzar o cortar una relación... a la manera tradicional.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar