PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La venganza de los puretas 'orotgráficos' tiene sabor a sexo

H

 

Sabina Urraca acaba de publicar 'Tus faltas de ortografía hacen llorar al niño Dios'

José Necky

14 Enero 2014 15:42

Enfrentada a las masas de escribidores que han contagiado la lógica SMS a todas las esferas de su vida, acuartelada frente a esa barcaza a la deriva que es la RAE, Sabina Urraca se niega a consentir que alguien le haga pasar 'b' por 'v'. Esta defensora a ultranza de la corrección ortográfica acaba de publicar "Tus faltas de ortografía hacen llorar al niño Dios", un libro con el que pretende humanizar su ley de hierro a base de retozar en el fango del sexo: el único lenguaje que todos parecemos entender.

Y es que ser un pureta del castellano debe ser lo más semejante a padecer un síndrome extremo de autismo cultural. Supone encontrarse en la situación del héroe trágico que, snif, por hacer el Bien ha debido renunciar a su familia. La única opción cinematográfica de salvar a la dama en apuros siempre pasa por autoinmolarse, sin que ella llegue a saber nunca de tal sacrificio: esa es la estrategia emocional con que una y otra vez una serie como 'Californication', a priori consagrada al despiporre de la carne, acaba por convencer al espectador de qué la moral del amor está muy por encima de la futilidad del sexo.

El problema de Sabina Urraca —que fue maldecida en su cuna por un esbirro de Belcebú— reside en que su pulsión (¿tanática?) a la corrección ortográfica es una condena que no termina en fundido a negro y con el espectador llorando emocionado, sino con sus ojos sangrando a chorros.

Por eso, en su caso, el sexo no puede reducirse a un horizonte de sentido sobre el cual recortar la silueta de la corrección lingüística. Su trabajo —titánico— es inscribir a sangre y fuego en la mente de las personas que no es lo mismo escribir 'garaje' con 'g' que con 'j'. Motivo por el cual se ha lanzado a la piscina de los dibujos "pornoortográficos", que inyectarán a nuestros cerebros de chorlito la verdad indeleble de que 'garaje' se escribe con 'j' de tijeras, aunque para ello tengan que correr más fluidos corporales que en 'La vida de Adèle'.

Os dejamos con algunos ejemplos que golpearán vuestra insensibilidad gramática con la fuerza del una embestida de Nacho Vidal.

Tus faltas de ortografía hacen llorar al niño Dios'

Tus faltas de ortografía hacen llorar al niño Dios

share