Actualidad

"¿Es el vegetarianismo una cuestión de bienestar animal o de superioridad moral?"

La Doctora Leslie Cannolds reflexiona sobre el vegetarianismo y el veganismo y nos invita a plantearnos diversas alternativas a este modo de vida, entre ellas, la "dieta carnívora ética".

Una "vida carnívora ética" es posible mientras que nos aseguremos de que los animales que nos comemos han vivido y muerto sin sufrimientos innecesarios. Esta es la tesis central detrás de un reciente y controvertido artículo de Leslie Canolds para The Guardian que se ha ganado nuestra atención.

En la pieza, escrita al hilo de un debate promovido por el Centro de Ética de Sidney bajo el nombre de Los derechos animales deberían prevalecer sobre los intereses humanos, esta australiana discute sobre las implicaciones éticas del vegetarianismo y el veganismo y se pregunta si esas opciones alimentarias responden a un deseo real de respeto y bienestar animal o son simplemente una forma de lograr una cierta superioridad moral. Superioridad que, por otra parte, algunos ponen en entredicho.

A continuación reproducimos algunos de los extractos más relevantes del texto, con la intención de trasladar esa misma reflexión y ese mismo debate a nosotros mismos y a nuestros lectores. Porque lo que deciden hoy nuestros estómagos repercute en el mundo de mañana más de lo que pensamos.

"La obsesión occidental con los derechos hace difícil que veamos sus limitaciones. Hablamos de derechos como si fueran el único valor moral con significado, ignorando otros valores morales importantes como las responsabilidades o los deberes. De hecho, las responsabilidades son homólogas a los derechos; no puedes tener unos sin las otras.

El filósofo Carl Cohen escribe que, 'Si los animales tienen algún derecho, ese debe ser el derecho a no ser matados para promover el interés de otros'. Otra manera de ponerlo es que aquellos que reivindican los derechos de los animales están realmente reivindicando, en primer lugar y ante todo, un derecho a la vida de todos los animales. 

Pero para que un animal hiciera realidad su derecho a la vida, los granjeros, cazadores e investigadores deberían aceptar colectivamente su obligación de no matarlos. De manera similar, los ciudadanos, consumidores y pacientes deberían rechazar comer carne, o usar comida, ropa y medicinas cuya fabricación requiera que un animal muera".

[…]

"La afirmación de que un animal tiene derecho a la vida es un sinsentido. Cumplir esto requeriría, por ejemplo, detener la caza de los animales entre ellos, del mismo modo que tratamos de evitar que los seres humanos nos matamos entre nosotros. Pero aún más importante, lo que propone esa afirmación es innecesario para conseguir lo que se requiere para mejorar la calidad de vida de los animales.

Incluso Peter Singer, uno de los padres intelectuales del movimiento pro derechos de los animales, no cree que los animales tengan derecho a la vida. En su ensayo “Liberación Animal”, dice que debemos evitar contribuir -y actuar para pararlo- el sufrimiento innecesario de los animales

Pero no sostiene que los animales tengan un derecho a la vida o que sufran por el hecho de que se les quite la vida.

En lugar de eso, él sostiene que los animales de las granjas intensivas sufren por las maneras crueles y tortuosas en las que se les hace vivir y en las que son sacrificados. Tenemos el deber de hacer lo que esté en nuestra mano para parar esto boicoteando a las empresas que traten a a los animales de forma cruel". 

"Una vez que hallamos hecho eso, tenemos dos opciones. Por una parte podemos ir sin maquillaje, sin comer y sin llevar prendas que requieran la tortura animal o podemos consumir y comprar productos libres de crueldad animal, comer carne de granjas ecológicas y productos animales que provienen de empresas éticas".

"Hoy en día tenemos más de una vía para cumplir nuestras obligaciones de eliminar el sufrimiento innecesario de los animales".

"Me pregunto por qué en 2016 los grupos por los derechos de los animales siguen apostando por el vegetarianismo y el veganismo como la única forma legitima de reducir el sufrimiento de los animales. (...) ¿Por qué no presionar a las personas que han optado por diferenciarse  a través de la compra de productos libres de crueldad a comprarlos más a menudo? ¿O exclusivamente? ¿Es posible que el vegetarianismo y el veganismo continúen siendo promovidos como la única forma de cumplir con nuestras obligaciones con los animales no porque lo sea, sino porque hace que sus promotores se sientan moralmente superiores?". 

Para la autora, muchas de las movilizaciones en torno a los derechos animales o contra el cambio climático provocan sentimientos de impotencia en vez de necesidad de actuar y cambiar las cosas.

Y recupera una frase de la activista medioambiental y filósofa Sarah Bacherlad sobre esta cuestión.

"No puede haber un tono de auto-justicia, una especie de indignación moral estridente en nuestras acciones. Sabemos que estamos en el lado de los ángeles (...) Y eso provoca que obtengamos satisfacción en "tener la razón" y en hacer  que los que no están de acuerdo se sientan equivocados".

"La verdad es que una vida ética carnívora es posible siempre y cuando nos aseguremos de que los animales que consumimos han vivido y muerto sin sufrimiento innecesario. ¿Deben triunfar los derechos de los animales sobre los intereses de los humanos? No, si el derecho de los animales es el derecho a la vida y si el interés humano en juego es la salud. No obstante, creo que es obligatorio detener la crueldad animal y cumplir con el deber a través de nuestras elecciones diarias".

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar