Actualidad

“A veces pegaría fuego al módem; otras me lo llevaría a la cama”, @Fluzo

Hablamos con Manuel Bartual al hilo de su película ‘Todos tus secretos’, ya disponible en Youtube

Manuel Bartual hace muchas cosas. Ahora acaba de estrener en YouTube su película ‘Todos tus secretos’. Por si no tienes planes para el finde y quieres ver buen cine gratis (y legal), aquí puedes asomarte a su peli:

A propósito de ‘Todos tus secretos’. ¿Por qué webcams?¿Una cuestión estética, narrativa? ¿Una elección consciente o cuestión de presupuesto?

¿Sabes esas pantallas que puedes encontrar en el metro y en algunos comercios, mostrando lo que se ve a través de diferentes cámaras de seguridad? Esos mosaicos siempre me parecen hipnóticos, podría pasarme horas allí delante viendo a la gente moverse dentro de esas ventanitas. Me apetecía desarrollar una historia utilizando este formato, y cuando a esto le sumé la idea de que las cámaras podrían ser las webcams de un grupo de amigos, vi claro que ahí tenía un buen punto de partida. Un formato así, que nos condicionaba necesariamente a rodar utilizando planos secuencia, permitía además grabar mucho material en poco tiempo, algo idóneo para una producción de bajo presupuesto. De hecho conseguimos cerrar el rodaje en sólo seis días.

¿Cómo lo hicisteis? El trabajo de los actores es excelente, y la manera en que todo está sincronizado es bastante espectacular. Explícanos un poco el proceso.

El truco fue llegar al rodaje con todo bien atado. Yo tenía muy claro cómo funcionaba la película, cómo se relacionaba cada escena con el resto y en qué preciso momento. Realmente lo llevé todo tan planificado que el montaje, aunque laborioso, fue relativamente fácil: básicamente consistió en colocar cada pieza en su sitio. Algunas escenas tuvimos que rodarlas con cronómetro en mano, ya que se desarrollaban en función de otras que ya habíamos grabado previamente y que luego, una vez montadas, transcurrirían en paralelo en pantalla. A los actores les di mucha libertad. Les insistí en que hicieran suyo el guión. Quería que dijeran las frases con sus palabras y que aportasen todo lo que considerasen necesario, buscando así la naturalidad que la película demandaba.

¿Hasta qué punto crees que estas formas de comunicación digital están transformando la manera en que nos relacionamos?

En realidad ya la han transformado. El problema es que internet avanza dos pasos por delante de nosotros, y de ahí que nos cueste manejarnos en este entorno de sobreexposición voluntaria. Resulta muy fácil dejarse llevar por el entorno que las redes sociales han creado, omitiendo quién se encuentra al otro lado. Es uno de los temas que tratamos en la película.

¿Eres más de la tecnofilia o del bando apocalíptico?

Depende del día. Hay ocasiones en las que me entran ganas de pegarle fuego al módem y retirarme a una cabaña; otras le daría besitos y me lo llevaría a la cama. Creo que con el tiempo comenzarán a surgir movimientos que formarán parte de ese bando apocalíptico que mencionas; gente que apueste por un modo de vida alejado de las nuevas tecnologías. Pero claro, es probable que no nos enteremos de ello porque… ¡no usarán internet!

Tú que trabajas de alguna manera desde los márgenes de la cultura oficial, ¿cómo ves el panorama audiovisual y creativo español? ¿Y el madrileño en concreto? Creo que a veces se pierde la perspectiva con tanto ruido mediático, y que de una manera u otra se siguen haciendo cosas interesantes. Es decir, no crea quien puede sino quien realmente quiere. ¿Tú como lo ves?

A mí un panorama en el que conviven las películas de gente como Juan Cavestany, Carlo Padial, Pablo Hernando, Carlos Vermut, Chema García Ibarra o colectivos como Canódromo Abandonado o Los Hijos me parece bien estimulante. Y en cuanto a lo de que no crea quien puede sino quien realmente quiere… bueno, no me parece algo nuevo, creo que ha pasado siempre, con más o menos recursos y mayor o menor proyección mediática. La diferencia hoy son los medios que tenemos a nuestro alcance, que abaratan costes y ayudan tanto en la propia creación como en su posterior comunicación. Si lo que haces es bueno e interesa, es probable que a pesar del ruido mediático acabes encontrando a tu público con más facilidad que hace 20 ó 30 años. Lo complicado es encontrar la manera de rentabilizar el trabajo. El primero que descubra cómo se hace eso, que avise.

¿Cómo puede ganarse uno la vida haciendo cosas que le molen y se salgan un poco del canal convencional?¿Alguna fórmula mágica?

Si la hay nadie me la ha chivado. Yo siempre he tratado de cubrirme las espaldas con trabajos no demasiado alejados de mis intereses, con el fin de seguir haciendo todo lo que realmente me apetece hacer. Comencé a trabajar como diseñador pero nunca dejé de dibujar, que era lo que verdaderamente me gustaba, y llegó el día en que El Jueves se interesó por mis historietas y comencé a vivir también de ello. Así que bueno, tal vez ahí esté la respuesta a tu pregunta.

¿Qué cosas tienes por ahí preparadas? ¿Nuevos proyectos?¿Más vida para ‘Todos tus secretos’?

Sí, la idea es comenzar a moverla pronto por festivales. De momento no tengo mucho más a la vista, lo que quiere decir que, conociéndome, es probable que si me lo preguntas la semana que viene ya esté liado con dos o tres proyectos nuevos…

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar