PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Vampiros, sexo y black power en lo nuevo de Spike Lee

H

 

El director se apunta a un bombardeo con 'Da Sweet Blood of Jesus', que ya puede verse online

Natxo Medina

14 Enero 2015 18:09

En 1973, Bill Gunn dirigió una extraña película de vampiros llamada Ganja & Hess. Era el momento de la fiebre "blaxploitation", cine hecho por y para afroamericanos, muchas veces de escaso presupuesto y gusto por el género. En ese contexto, la excéntrica cinta funcionaba al mismo tiempo como película de vísceras y como comentario sobre el imperialismo cultural blanco y la hipocresía religiosa.

40 años después, Spike Lee ha retomado la historia y los personajes de aquella película, le ha añadido unas cuantas dósis de actualidad, y su particular estilo ecléctico y guasón para construir Da Sweet Blood of Jesus, que ayer llegaba a Vimeo para ver "on demand".

La cinta cuenta la historia de cómo un respetable doctor se ve sobrepasado por la sed de sangre después de ser maldecido por un extraño artefacto africano, y por el camino se encuentra con nuevas formas de amor y obsesión. Como nuevas son también las formas de financiarse y distribuirse que utilizó Lee, ya que su película ha sido en parte producida gracias a un crowdfunding. Suponemos que así pretendía asegurarse la libertad creativa que le debió faltar en su reciente remake de Oldboy, que resultó un fiasco.

Y es que Lee siempre ha combinado trabajos más convencionales y mainstream con las películas que a él siempre le ha gustado más hacer: films coloridos, que huelen a exceso, a libertad y a amor por lo underground, que abordan cuestiones de raza y clase, y que se mojan hasta la cintura, a veces cayendo incluso en la caricatura. Porque el director tiene bastante mala leche, pero por suerte nunca le ha faltado el sentido del humor.

Tampoco en esta fábula oscura que llega antes a las redes que a los cines, y que mezcla el melodrama, la reflexión social, el gore, lo erótico o la comedia absurda. Una mezcolanza que tras su paso por festivales, a algunos críticos les ha olido a pastiche. Pero ya dijeron eso en su momento de Do The Right Thing, o de Summer of Sam, películas en las que la narrativa es suelta y en las que el rulador de “joints” más veterano de Estados Unidos hace literalmente lo que le da la gana. De hecho es admirable que con casi 60 años, siga manteniendo esa pasión por explorar tierras desconocidas, ya sea a la hora de contar historias como de hacerlas llegar a su público.

Así que pasen y huelan la sangre. Y después mejor juzguen por ustedes mismos.


La sangre de estos vampiros no es roja sino negra, y huele a libertad



share