Actualidad

Melbourne invita a los vagabundos al cine para evitar que mueran de calor

...mientras el gobierno les recorta las subvenciones

Los ejecutivos del Hemisferio Norte corren del metro a la oficina para resguardarse del frío invernal y llegan tiritando a la oficina. En el otro extremo, los ejecutivos australianos huyen del calor como pueden y llegan a la oficina con la espalda sudada bajo la americana de lino. En su búsqueda del clima ideal, quizá los del norte y los del sur den alguna moneda a los sin techo, esa gente que pasa calor o frío las 24 horas del día, todos los días del año.

Ahora, el ayuntamiento de Melbourne pretende evitar que se le muera ningún vagabundo con una solución un tanto estrambótica: invitándolos al cine y a la piscina. Durante la ola de calor que se prevé este mes, los colectivos que repartían refrescos ahora darán también entradas para que los vagabundos se den un baño o vean un estreno de cartelera. El ocio de la clase media, por fin al alcance de todos.

"Creo que el plan no es perfecto. La verdadera respuesta es alojamiento permanente, pero esto es mejor que nada", opina Danny Nepean, un australiano de 35 años que fue vagabundo durante la mayor parte de la última década. Pero el Gobierno Federal australiano no parece estar de acuerdo. De hecho, hace solo medio mes recortó todas las subvenciones a los organismos que ofrecen un techo a los que no lo tienen. "Estos recortes son un ataque descarado a las organizaciones que, durante casi 40 años, le han mostrado verdades incómodas al gobierno", según la portavoz del Partido Labortista en ABC News. 21 millones de dólares en subvenciones, convertidos en entradas de cine y piscina en solo dos semanas.

La temperatura en el Estado de Victoria, donde Melbourne es la capital, llegó a los 43 grados en enero de 2014. Entonces, más de 1000 personas sufrieron deshidrataciones, golpes de calor o infartos; 167 de ellos murieron, según un estudio público. Ha pasado un año y el calor se les ha vuelto a echar encima, sobre todo a los 22.000 vagabundos del sureste australiano.

El acceso gratuito a cines y piscinas para los sin techo parece una medida desesperada del ayuntamiento de Melbourne para evitar más muertes por el calor. El gobierno australiano recorta todas las subvenciones en el peor momento, y los ayuntamientos se ven obligados a poner parches para evitar un escándalo público. Como siempre, a nivel nacional trabajan con números y, a nivel local, con personas.

Cuando 21 millones de dólares en subvenciones se substituyen por entradas al cine y la piscina en solo dos semanas.

Vía The Guardian

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar