PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

¿De qué va la moda de las muslos esbeltos?

H

 

La delgadez ha llegado a su forma más extrema: un hueco, la nada.

María Yuste

30 Abril 2015 06:00

Un día, cuando era adolescente, mi mejor amiga empezó a quejarse de que sus muslos se rozaban. Hasta entonces yo no me había fijado pero descubrí que, ¡oh, no! ¡Los míos también!

¿Cómo podía ser? ¿Cómo podíamos estar gordas si ambas usábamos la talla 34?

Por aquel entonces aquello aún no tenía nombre pero se trataba de una tendencia en auge que se terminaría de propagar como un letal virus con la llegada de las redes sociales. Era la moda del “thigh gap” o del hueco entre los muslos, en español.

La prueba de fuego se lleva a cabo delante del espejo, juntando los pies. Si las caras internas de tus muslos no se tocan, estás dentro del canon. Y, además, cuanto mayor sea la distancia entre estos, mayor es el estatus. Sin embargo, si se rozan, estás gorda. Así de simple.

Lo más curioso es que, lo que ahora muchos consideran el santo grial la de belleza, antes era un defecto estético.

En Internet, miles de chicas de todo el mundo suben fotos orgullosas de sus huecos y comparten trucos y dietas para conseguirlo. Lo que no saben, o no quieren saber, es que con el “thigh gap” se nace, no se hace.

Es decir, que si no te viene dado por la genética, conseguirlo perdiendo peso significa tener que perder masa corporal por encima de tus posibilidades. Además, dependiendo de la estructura ósea de la persona, a veces, no es posible obtenerlo ni cayendo en la anorexia más profunda.

En una sociedad en la que el ideal femenino está ligado a la niñez, el hueco entre los muslos se ha convertido en un símbolo de belleza porque representa fragilidad y adolescencia.

Cuando una niña empieza a entrar en la pubertad, sus caderas se ensanchan y las piernas quedan separadas, formándose así un espacio entre los muslos que se vuelve a llenar de manera gradual. A medida que la cadera crece, las piernas se juntan otra vez y, tarde o temprano, la separación desaparece del todo.

Poder considerarte una persona delgada pasa por que tus muslos no se toquen

Sin embargo, la determinación de muchas chicas a la hora de obtener esta característica física se convierte en una auténtica obsesión. Llegando a caer en una profunda frustración por intentarlo y no conseguirlo. Otras prefieren recurrir directamente a las liposucciones.

El boom del “thigh gap” explotó en 2012, después de un desfile de Victoria's Secret en el que las modelos que desfilaron llamaron la atención por tener muslos especialmente delgados, un tema que se extendió como la pólvora en redes y blogs y del que se llegaron a crear hasta memes.


Miles de chicas hacen dieta para conseguirlo pero el thigh gap es cuestión de genética


Cara Delevigne se erigió entonces como la musa absoluta de las piernas separadas, con cuentas de Twitter dedicadas exclusivamente al hueco entre sus muslos. Y eso que la modelo británica lo considera más un defecto de su cuerpo que algo de lo que sentirse orgullosa.

Desde entonces, muchos han profetizado erróneamente la muerte de esta tendencia imposible que siempre vuelve. Hace unos días, con la llegada de la primavera, Lena Dunham reavivaba el debate en Internet subiendo una foto de su muslo embutido en un short vaquero y lo etiquetaba con el tag #nothighgap. Una etiqueta con la que las usuarias de las redes suben las fotos de sus piernas rectas intentando luchar contra la fiebre de los muslos separados.


springtime means shorteralls #nothighgap

Una foto publicada por Lena Dunham (@lenadunham) el


Aunque lo que es cierto es que a los muslos extremadamente delgados les ha salido un nuevo competidor llamado “bikini bridge”. O lo que es lo mismo: ese espacio que queda entre la tela de la braga del bikini y el bajo vientre cuando se está muy delgada y los huesos de la cadera sobresalen. Una tendencia que, sorprendentemente, empezó como una broma viral de Internet y que ha acabado calando en la mente, los cuerpos y comidas de muchas chicas.


Tus piernas no son las vías del metro, no tienes que tener cuidado con el hueco



share