Actualidad

En esta universidad puedes pagar tu educación jugando videojuegos

La Robert Morris de Chicago ya cuenta con su propio equipo becado de League of Legends

Desde el pasado 18 de septiembre, se está disputando en Singapur y Seúl la cuarta final mundial de la Liga Internacional de League of Legends. La creación de Riot Games es el multijugador online más popular del mundo, con 33.000 millones de almas dándose galletas virtuales cada mes. Además hasta este mismo año tenía el circuito competitivo con premios más cuantiosos del panorama eSports (ahora arrebatado por DOTA 2). Los casi dos millones de euros que repartirá en su final siguen sin ser moco de pavo.

Sabiendo esto, no es extraño que en Estados Unidos ya exista una universidad que ha incluido el League of Legends en su programa de deportes becados. La Robert Morris University, en Chicago, ofrece cuantiosas becas a los mejores jugadores del mundo. Hasta el 50% de la matrícula, más dietas de alojamiento y gastos es la jugosa oferta que hasta el momento han atendido ya más de 3000 personas, casi todos varones jóvenes.

La noticia no nos pilló desprevenidos: ya sabíamos de la existencia de la League Of Legends High School Starleague, en la que participan 750 escuelas de 46 estados de EEUU. En esa liga, los equipos escolares compiten por becas anuales que ascienden hasta los 100.000 dólares. Pero la Robert Morris es la primera universidad en introducir los eSports en la educación superior.

Nuevas excusas para competir

¿Se convertirá esta aparente anomalía en una práctica común entre las universidades? No parece nada descabellado pensar que sí. Al menos en Estados Unidos.

Conocemos de sobra la enorme popularidad que tienen los equipos universitarios de fútbol americano o de baloncesto en el panorama estadounidense, y sus conexiones con los negocios multimillonarios de la NFL o la NBA. Pero la enseñanza superior no atraviesa su mejor momento en un clima global de incertidumbre económica y muchas universidades están recortando fondos en asuntos que parecían intocables.

Antes este panorama, parece que algunos centros se apuntan al “renovarse o morir”, y rastrean las nuevas posibilidades que el mercado ofrece. La industria del videojuego está en medio de un boom económico que parece imparable, y por tanto parecería un buen aliado para conseguir patrocinios, becas y tutelas.

En Europa, el modelo continúa emparedado entre los recortes estatales en educación, la presión de los holdings privados y una conciencia de lo público cultivada a lo largo de los siglos. Una que nos inclina a pensar que la educación no debería ser únicamente una competición, o algo reservado a quien pueda pagarla o a quien tenga grandes habilidades en alguna disciplina, sea cual sea.

De todos modos, si estás en edad de sacarte una carrera, tampoco estaría mal que empezaras a practicar un poco a tus juegos favoritos. Para que la próxima convocatoria no te pille con las habilidades demasiado oxidadas. Por si las moscas.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar