Actualidad

Escuchar con los ojos: una de cada cinco personas puede 'oír' los destellos de luz

Un estudio sugiere que esta forma de interferencia sensorial o sinestesia es mucho más común de lo que se pensaba

Vladímir Nabokov, el autor de magníficas obras como Lolita, decía que veía colores en las letras. La N era amarilla grisácea; la V, rosa pálido. Aunque pueda parecer extraño a quienes no lo padecemos, existen numerosas personas que tienen los sentidos entrecruzados, dando lugar a asociaciones sensoriales inusuales, de manera similar a lo que le pasaba a Nabokov. Son sinestésicos, y un estudio neurocientífico realizado por la Universidad de la City de Londres desvela que esta cualidad se da en más gente de la que se creía.

El estudio identifica la capacidad de poder 'oír' las luces como la forma de sinestesia más extendida. Y  ponen cifras: para una de cada cinco personas, los colores 'suenan'.

La audición del movimiento, como se denomina esta forma de sinestesia, consiste en ver flashes y destellos de luz acompañados de una banda sonora de zumbidos. Es algo sutil. Que nadie imagine a nadie escuchando villancicos espontáneos en su cabeza cada vez que mira las luces de navidad. Se trata de débiles zumbidos que, como suelen ser parecidos a los que se escuchan en la vida cotidiana, pueden pasar desapercibidos.

"Muchos de nosotros tenemos sentidos que ni siquiera reconocemos", apunta Elliot Freeman, autor de la investigación.

Para conocer si una persona es sinestésica se deben repetir pruebas porque un mismo estímulo siempre lo interpretará igual. Es decir, un destello de luz en particular siempre sonora de la misma manera (al igual que un número o una letra siempre se verá del mismo color).

En las pruebas que se realizaron como parte del estudio, se le mostraron a 40 personas pares de patrones visuales o auditivos de tipo Morse para que dijeran si las secuencias eran iguales o diferentes. Cuando se les preguntó si habían escuchado sonidos débiles mientras veían los flashes, el 22% contestó que sí.

Prueba 'Morse'. Y tú, ¿puedes escuchar la luz de los flashes?

Luego se pasó a medir su capacidad auditiva. En esta segunda prueba, tenían que que detectar sonidos -como cuando vas al otorrino- mientras se producían pequeños destellos irrelevantes. Los resultados mostraron que aquellos que habían tenido más puntuación en la primera fase sentían más distracción escuchando sonidos cuando había flashes.

"Estos sonidos internos parecen ser lo suficientemente perceptivos como para interferir con la detección de sonidos generados externamente", manifestó Freeman.

La sinestesia no es una enfermedad. El propio Nabokov se refería a ella como un "don anormal" y los médicos suelen considerar que es una verdadera 'cualidad'.  

La fuerte conexión entre el sonido y la visión en la cerebro, en algunas personas, puede estar cableada. En el caso de los músicos suele estar muy extendida, aunque todavía no se sabe si es por su disposición natural a vincular sonidos y señales visuales o porque han fortalecido ese vínculo entrecruzado.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar