PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La nueva víctima de la ultraderecha francesa es 'La vida de Adèle'

H

 

La película pasa a ser para mayores de 18 años tras una denuncia de la organización ultracatólica Promouvoir

Juan Carlos Saloz

11 Diciembre 2015 11:48

La vida de Adèle no parece gustarle a todo el mundo.

Aunque ganara la Palma de Oro en Cannes y fuera una revolución tanto a nivel nacional como internacional, una denuncia de la asociación ultracatólica Promouvoir ha bastado para que la película pase a ser para mayores de 18 años.

Anteriormente clasificada para mayores de 12 años, la multitud de escenas de sexo entre las dos jóvenes protagonistas ha levantado polémicas allá donde ha sido proyectada. Sin embargo, ha sido el Tribunal Administrativo de su propio país quien ha tomado esta medida, considerando que el Ministerio de Cultura cometió un “error de apreciación”.


Loading the player...


"Los directores sin escrúpulos pretenden reintroducir la pornografía en el cine para todos los públicos" - André Bonnet



Los directores sin escrúpulos pretenden reintroducir la pornografía en el cine para todos los públicos”, defiende André Bonnet, abogado que fundara Promouvoir con la intención inicial de “proteger a los niños franceses”. Lejos de estar mal visto, este padre de ocho hijos ya ha conseguido que películas como Nymphomaniac o Saw 3D sean retiradas de las salas comerciales.

“A menudo, este cine tiene como objetivo participar en la destrucción de las estructuras sociales y familiares en nombre de un libertarismo sin límite”, explicó Bonnet para la revista Allociné.

Pero estas declaraciones no dejan claro si la denuncia de Promovouir viene motivada por la posibilidad de herir sensibilidades o por el hecho de que las protagonistas sean dos jóvenes lesbianas.

¿Pretende decirnos que la homosexualidad destruye las estructuras sociales y familiares?

Cuando ya habíamos aprendido la lección de la película de Abdellatif Kechiche, nos dicen que no. Que no está bien retratar la experiencia de una adolescente que sale del armario ni aprender de ella. Que no es normal que los menores de 18 años vean algo así. Porque, por supuesto, los homosexuales solo pueden serlo a partir de la mayoría de edad.


¿Pretende decirnos que la homosexualidad destruye las estructuras sociales y familiares?


Directores como Gaspar Noé han lamentado la decisión del Tribunal, denunciando que Bonnet tiene más influencia en Francia que el propio ministro de cultura. Y lo cierto es que Promovouir tiene mucha fuerza.

Fundado como un organismo que lucha por los valores “judeocristianos”, ya en 2001 consiguió retirar de los cines la película ¡Fóllame!. El propio Bonnet ha participado en varios mítines en contra del matrimonio homosexual y ha considerado que va en contra de la naturaleza humana.

La ultraderecha francesa se anota un nuevo tanto


Con esta nueva victoria de Promovouir, la ultraderecha francesa se fortalece.

Si el pasado fin de semana el Frente Nacional llegaba a cifras históricas pasando por encima de los partidos de Hollande y Sarkozy, con esta noticia el pensamiento conservador francés demuestra ser el prioritario en un país en el que sigue sonando con tanto fervor eso de “Liberté, égalité, fraternité”.

[Vía El País]

share