PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El último motivo para odiar (y amar) a Cara Delevingne

H

 

La princesa irreverente de la moda protagoniza unos videoclips delirantes para la revista Love

Luna Miguel

22 Julio 2014 10:22

Cara Delevingne ha sacado todas sus armas en su nueva colaboración con la célebre revista LOVE: chuches que podrían ser drogas, música petarda que suena más a pasado que a presente, pelos de colores que insinúan infancia y humor tontuno, de ese que tanto caracteriza a las It Girls del momento que quieren parecer divertidas y despreocupadas, pero que en realidad están mirando de reojo a la pantalla, comprobando si a pesar de todo se siguen viendo monas. Cara es una de ellas. Cara es la más de todas ellas. Cara es ese icono generacional que tan bien ha sabido venderse, que tantas veces al día aparece en nuestro muro de noticias de Facebook y que tantas horas de discusión despierta entre los que siguen su carrera con una mezcla extraña de reparo y de admiración.

¿Pero por qué esta modelo adolescente levanta tantas pasiones alrededor del globo? Ya no se trata sólo de su belleza, ni de que desde muy joven se haya convertido en la musa de las firmas más potentes y deseadas de la moda. Lo que realmente caracteriza a Delevingne es su capacidad para juntarse con los mejores y para idear proyectos delirantes, como estos videoclips, como sus declaraciones polémicas sobre la moda, como su implicación en el movimiento Libera al pezón, como sus continuas selfies poniendo muecas chungas y haciéndose la dura, o incluso como su papel en Kids In Love, esa película sobre niños ricos y pijos que protagonizará junto a las también estrellas teen Alma Jodorowsky y Sebastián de Souza.

Lujo, ego, irreverencia, elogio continuo de la juventud… Cara Delevingne es el proyectil de la viralidad hecho carne. Por eso la amamos y la odiamos: porque su cotidiano rostro nos aburre y aún así no podemos parar de mirarlo. Bailemos al ritmo de su zzzzz, zzzzz, zzzzzz. Enfadémonos con sus graciosas facciones.

share