Actualidad

El último motín en una cárcel de México deja cuatro muertos

Hasta 600 reos se levantaron contra los controles de seguridad

Los motines continuados siguen poniendo en jaque las cárceles de México. Tras dos días de extrema violencia, el levantamiento que empezó el lunes en Cadereyta, una prisión del norte del país, ha terminado con cuatro reclusos muertos y al menos una veintena de personas heridas.

El gobierno del estado de Nuevo León ha confirmado que los fallecimientos se produjeron después de que 50 reos atacasen la farmacia del centro penitenciario y prendieran fuego a sus celdas.

De los 2.000 reclusos de la prisión, un grupo de 600 decidió quemar sus colchones en señal de protesta contra los estrictos controles de seguridad a los que son sometidos. Varios presidiarios bloquearon los pasillos y, en consecuencia, tanto guardias de seguridad como reclusos sufrieron heridas.

Desde el exterior se levantaban dos columnas de humo, mientras los coches de los servicios forenses entraban y salían del edificio. Los familiares, agolpados en las puertas, esperaban nerviosos alguna respuesta.

El elevado número de muertes producidas en las cárceles ha hecho saltar las alarmas del país de América Central. La semana pasada tres presos fallecían durante una fuga de una cárcel en Monterrey.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar