Actualidad

Twitter saca su artillería contra los haters

La plataforma ha recibido muchas críticas por gestión de las amenazas a usuarios

Hace poco conocíamos dos casos en los que Twitter cerró, de forma injustificada, las cuentas de dos usuarios en España, el periodista y responsable de FACUA Rubén Sánchez y el activista Iván Sánchez. Después de un aluvión de críticas, Twitter las volvió a activar.

Las suspensiones arbitrarias de cuentas suponen solamente una porción del enfado de los usuarios con la plataforma social: muchas quejas se producen porque el gigante de Internet es demasiado tibio o reacciona tarde con trolls que amenazan a otros usuarios, que fomentan la violencia, la xenofobia, la homofobia o el machismo.

Twitter quiere mejorar, pero eso ha anunciado nuevos mecanismos para reportar abusos, un proceso que hasta ahora se hacía mediante un farragoso cuestionario en 9 fases. En concreto, sus directivos explican que en unas semanas podrán utilizarse nuevas herramientas que agilicen las denuncias. Además, los usuarios que no están directamente involucrados en una conversación podrán señalar más fácilmente el comportamiento que consideran sancionable.

Twitter también ha creado un nuevo apartado en el que es posible ver y editar a los usuarios bloqueados. La compañía está considerando la posibilidad de que se puedan bloquear varias cuentas a la vez. "Los cambios quieren dar un mayor control a la gente sobre su propia experiencia en Twitter, incluyendo las interacciones con los demás", ha dicho Del Harvey, vicepresidente de la compañía, en un comunicado.

Parece, pues, que Twitter ha recibido el mensaje de sus usuarios, y pretende prestar más atención a las señales de comportamiento y a los informes que surgen desde la red. Su intención es dar prioridad a los casos de abuso grave.

Lo que no cambiará es la gestión de las denuncias de los tuiteros, que es manual y por eso suele ser lenta y opaca. Tampoco se aclararán las consecuencias que acarrea violar los términos de servicio de la plataforma, que pueden ir desde una advertencia al cierre de la cuenta, como hemos visto en varias ocasiones. Tampoco se aclara por qué las normas internas parecen aplicarse de forma distinta según el caso.

El desafío para Twitter es que los usuarios no utilicen los informes de denuncia para atacar a gente con opiniones distintas o a haters de sus ídolos favoritos, como ocurre en las comunidades de fans de Justin Bieber. Es necesario que la empresa gestione de una forma más efectiva las conductas abusivas a la vez que respeta la libertad de expresión.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar