PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

"El turismo masivo es una expresión más del sistema capitalista"

H

 

Hablamos con Arran, el colectivo de izquierdas e independentista que está detrás de los "ataques" a yates, autobuses turísticos y bicis de alquiler.

clara gil

04 Agosto 2017 11:28



Son las 16 horas de un domingo y un grupo de unos quince jóvenes extranjeros, blancos y europeos, beben en plena Plaza del Mercat, en el barrio de la Barceloneta (Barcelona). Después de varias horas deciden cambiar de lugar. Alguien les espeta en inglés que si no van a recoger su basura. Unas 10 botellas de vidrio, cervezas, bolsas y refrescos.

Mientras, a menos de dos metros, cuatro pakistaníes corren para esconderse en un portal. Venden cerveza y tres policías de paisano les persiguen.

Guarros e incíviocos los hay en todas partes y de todas las nacionalidades y la venta ambulante es ilegal en Barcelona. Sin embargo, parece más importante detener a cuatro hombres que se ganan la vida vendiendo cerveza que multar a 15 jóvenes turistas por beber en la calle y dejar la basura en el suelo. La imagen podría pasar desapercibida, pero estamos en Barcelona, una ciudad que está poniendo a prueba la paciencia de sus vecinos con el turismo masivo.

El jueves, el diario El País abría su portada con la noticia: "Los ataques al turismo se extienden en Cataluña, Baleares y Valencia". Los protagonistas del artíuculo son la organización Arran. Se autodenominan como independientes y de izquierdas independentistas. Su programa cubra varios puntos: desde la erradicación del sistema capitalista y patriarcal hasta la denuncia del turismo masivo e invasivo. Son unos 500 y reivindican terminar con el modelo de turismo actual de Barcelona, Mallorca o Valencia, entre otros. Lo que denominan Països Catalans.




Llevan varias semanas en el punto de mira por sus llamados "ataques contra el turismo y su turismofobia". Han pinchado ruedas de bicicletas, han pintado un autobús y lanzado confeti y bengalas en el muelle de Palma de Mallorca. Según el PP y Ciudadnos, son "auténticos actos vandálicos". Hemos hablado con ellos.

¿Estáis en contra del turista?

R: No estamos en contra del turista, estamos en contra de los lobbies hoteleros y turísticos —explica uno de sus portavoces. Los turistas también son parte de la clase trabajadora y tienen derecho a irse de vacaciones y viajar. Estamos en contra del modelo explotador de los lobbies turísticos que ofrecen servicios a precios irrisorios para atraer al máximo número de personas a nuestra ciudad. Estamos en contra de la masificación turística que está echando a nuestras vecinas de sus barrios, cargándose el medio ambiente y explotando nuestros recursos.

Pero, si los precios no fueran asequibles, esa clase trabajadora no podría permitirse irse de vacaciones, ¿no?

Claro que podría, el problema es cómo está configurado el sistema. El turismo es una expresión más del sistema capitalista. De la lógica del máximo beneficio y de explotar a trabjadores y recursos naturales para que unos cuantos se enriquezcan. Hay muchas soluciones, pero no hay intención de abrir un debate porque hay demasiados intereses en contra.

¿Qué opinas de quienes defienden que el turismo da trabajo y nos da de comer?

El trabajo que da la hotelería es precario. Contratan a los jóvenes para la temporada, les explotan y les pagan cuatro duros y después no cuentan más con ellos. Si los lobbies ponen los precios tan bajos es porque la mano de obra les sale barata. Explotan a la gente para enriquecerse ellos mismos y, mientras, somos nosotros los que sufrimos las consecuencias de las hordas de turistas en nuestras ciudades. Se están forrando a nuestra costa.


Estamos en contra de la masificación turística que está echando a nuestras vecinas de sus barrios, cargándose el medio ambiente y explotando nuestros recursos



¿Algo parecido a lo que ocurrió con la burbuja inmobiliaria o la construcción?

Si, pero nuestra lucha no pasa solo por eliminar el modelo de explotación turístico actual, sino por denunciar que es el sistema capitalista el que permite la creación de burbujas económicas que acaban explotando y afectando a los de siempre: al último eslabón, a los más vulnerables y a la clase obrera.

Hablas de lobbies turísticos, ¿qué opináis de Airbnb?

Lo mismo. Son grandes propietarios, en su mayoría, que triplican el precio de alquiler de las viviendas vacacionales y si tenemos en cuenta que en Barcelona el turismo no cesa cada vez hay menos posibilidades de poder encontrar un piso de alquiler a un precio normal. Los barrios están sufriendo la gentrificación y los jóvenes se ven obligados a dejar sus barrios porque son incapaces de pagar los alquileres que se piden.

¿Cuál sería entonces la solución?

Cambiar el sistema que conocemos hoy en día. La cuestión aquí es que nos estamos alimentado de migajas y existen alternativas al sistema capitalista patriarcal y explotador. Hasta que no derroquemos ese sistema, podremos poner pequeños, pero nunca se acabará el problema.

share