PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Estas son las cifras del turbio negocio del agua potable

H

 

Algunos datos para reflexionar en el Día Mundial del Agua

PlayGround

22 Marzo 2016 18:45

Nada más despertarte das un trago a la botella de agua que tienes al lado de la cama. Sales de entre las sábanas y te encaminas con los ojos aún medio cerrados hacia la ducha. Enciendes el grifo y dejas que el agua recorra tu cuerpo mientras vas despertándote lentamente.

Cuando al fin apagas el grifo y te decides a salir de la ducha al seco aire exterior, te das cuenta de que llegas tarde al trabajo, así que rellenas con agua la cafetera y te preparas un café rápido que te tomas casi al vuelo. Al día siguiente, la escena se repite. Y así pasamos los días, casi sin darnos cuenta.

En la escena del despertar hay un elemento, a parte de tu presencia, indispensable: el agua.

Esa sustancia líquida, inodora e incolora que siempre está allí. Solo tienes que abrir el grifo y fluye, con fuerza, no se acaba nunca.

Pero no todos los habitantes tienen la suerte de disponer de agua a su antojo.

Este martes se celebra el Día Mundial del Agua, un momento ideal para reflexionar sobre alguno de estos datos:

-663 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso al agua potable. Esa que tú desperdicias quedándote quieto durante 10 minutos en la ducha para despertarte.

-Esa cifra equivale a decir que 1 de cada 10 habitantes de nuestro planeta, no pueden beber agua limpia.

-Según la organización Plan Internacional, más de 4.000 niños y niñas mueren al día por falta de acceso al agua potable. Esa falta, provoca enfermedades como la diarrea, el cólera, la disentería y el tifus.

-En países con una gran escasez, las mujeres y los niños pasan cada día 125 millones de horas esperando en largas colas para poder rellenar bidones con agua. Sin embargo, mientras muchas personas sufren esta escasez de agua, algunas grandes multinacionales se lucran privatizando ríos y acuíferos para producir agua embotellada.

-En España, se consumen cerca de 140 litros por persona al año de agua embotellada. El precio de un litro de agua embotellada suele estar en los 0,40 céntimos de media. Sin embargo, el precio de un litro de agua de grifo sale a 0,0016 céntimos. El negocio del agua embotellada es redondo.

-Pese a la creencia general de que el agua embotellada es mejor para nuestra salud, muchas empresas embotelladoras, embotellan el agua del grifo. Este es el caso de Coca-Cola, que en 2004 reconoció que su marca de agua Dassain, vendida en Reino Unido, simplemente embotellaba agua de grifo. Cuando saltó la polémica, Coca-Cola retiró de la venta las botellas alegando que los niveles de bromato que contenían superaban el límite legal.

-El plástico de las botellas usado para embotellar el agua es otro de los problemas medioambientales al que nos enfrentamos. En EEUU, solo el 20% de las botellas de agua acaban reciclándose; las demás terminan contaminando el medio ambiente.

-Otra de las caras del negocio del agua son las marcas de lujo. Mientras mucha gente no tiene acceso a ni siquiera agua limpia, marcas como BLING (una botella con cristales de Swarovski) venden sus botellas de 380 mililitros por 50 euros.

-A pesar de que el 70% de la superficie total de nuestro planeta esté cubierta por agua, solo un 3% de ese agua puede ser consumida. Por ello, el agua está empezando a ser considerada el recurso clave del siglo XXI, igual que el petróleo fue el del siglo XX.

-La escasez de agua no solo puede llevar a la muerte por deshidratación. Su carencia está detrás de disputas territoriales y conflictos bélicos. En un futuro, los analistas esperan que la lucha por la privatización de las pocas fuentes de agua que nos siguen quedando pueda provocar nuevas guerras capaces de producir la destrucción de países enteros.

-Los expertos coinciden: la solución a este conflicto no pasa por privatizar cada vez más lo que es de todos, obligando a la gente a pagar precios desorbitados por un bien de primera necesidad, sino por un consumo eficiente y la creación de técnicas que contribuyan a convertir en potable parte de ese 67% de agua que no podemos beber.

share