PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Nacieron siendo 'ellos', pero en realidad siempre fueron 'ellas'

H

 

La historia de dos chicas transgénero resumida en 44 páginas de hermosas fotografías

03 Octubre 2014 10:14

Willeke Duijvekam ha pasado seis años de su vida retratando otras dos vidas: las de Mandy y Eva, un par de adolescentes holandesas que nacieron chicos, pero que desde muy jóvenes se sintieron mujeres. ¿Cómo se crece en un cuerpo que no se corresponde con el sentir de nuestro corazón y de nuestro cerebro? ¿Cómo se aprende a vivir en un mundo que condena a los que son diferentes? ¿Cómo se enseña a los que nos rodean que a veces la palabra naturaleza tiene un significado completamente distinto al que pensábamos, y que ser transgénero hoy en día debería ser algo tan hermoso como natural?

Mandy y Eva también es el título del libro de fotografía que durante 44 páginas resume los años de vida de estas dos chicas. En él, Duijvekam desea enseñar una intimidad no tan distinta a la que todos estamos acostumbrados: ellas son dos adolescentes más que luchan por liberar su verdadera personalidad, enfrentándose además a los terrores más propios de la adolescencia. Con delicadeza y con los ojos muy abiertos, la fotógrafa sabe encontrar las escenas precisas de cada etapa de la vida de Mandy y Eva, y en ellas vemos las diferencias y las similitudes de cada una, y también su manera de evolucionar cada año.

Duijvekam reconoce que durante todo el tiempo que estuvo trabajando con las chicas, se dejaba guiar por las cosas que más le sorprendían de las adolescentes: cómo jugaban, cómo interactuaban, cómo estudiaban, cómo se atrevían a vestirse de tal o cual manera, o cómo vivían con absoluta normalidad y serenidad los episodios más complicados de su vida. En palabras de la fotógrafa: “La diversidad es lo que me interesa de los otros, pero al mismo tiempo, me fascinan sus similitudes”. Con vidas similares, Mandy y Eva son chicas bien distintas, y a pesar de eso, lo que les une es algo inigualable: su fortaleza y su capacidad de llevar sus sueños e ideales adelante, cueste lo que cueste.

share