Actualidad

El pobre niño que se tragó un silbato que sonaba cada vez que respiraba

El doctor no pudo resistir las ganas de compartir el vídeo en su página de Facebook

El niño del vídeo, de solo ocho años, es un paciente del doctor Gomez Zuviria, de Tucuman, Argentina. Por accidente, el pobre chaval se tragó una pequeña bocina de fiesta, que se le quedó atrapada en la tráquea y sonaba cada vez que respiraba, y tuvo que someterse a una pequeña operación para poder extraerle la trompetilla del interior.

El doctor no pudo resistir las ganas de compartir el vídeo en su página de Facebook y en pocos días lleva ya más de 9 millones de reproducciones.

Una vez superado el ataque de risa inicial, he atado cabos y me he dado cuenta de que este niño me ha dado la idea que podría revolucionar el mercado de la repostería navideña para siempre.

Puede que esto esté un poco fuera de lugar porque todavía estamos en octubre, pero voy a hablar del roscón de reyes.

El roscón de reyes es un postre tradicional que se come en España el día 6 de enero en la comida familiar del Día de Reyes. Dentro del roscón hay dos sorpresas:

Un regalito, que siempre es una figura horrible que tiende a acabar en la basura o decorando pisos de estudiantes de mala muerte.

Y el haba, que es la putadita divertida del roscón, ya que a quien le toque el haba, es el encargado de pagarlo, y de donde nació el concepto de "tonto del haba", que evolucionó a uno de los insultos más maravillosos de la lengua castellana, "tontolaba".

Cada año en mi casa se cuenta la misma historia de un amigo de mi tío que, al notar en la boca el haba y siendo plenamente consciente de que no tenía ninguna intención de pagar el roscón, se tragó aquel pedrusco a dolor, generando en la sobremesa una partida de Cluedo en vivo en la que hasta la abuela se metió a indagar que había podido pasar con el haba desaparecida.

¿Y por qué estoy yo contando todo esto?

Bueno, porque creo que este vídeo acaba de darme la idea más revolucionaria en el ámbito de los roscones de reyes desde que un pastelero se atrevió a vender uno relleno de crema en lugar de nata: cambiar le haba por una mini bocina, para pillar a toda esa gente sin ley que prefiere tragarse el haba a apoquinar con el dinero.

Llamadme loca, pero yo aquí ya estoy oliendo la billetada.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar