PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La foto de una pareja con cáncer terminal recauda más de 300.000 euros para sus hijos

H

 

Julie y Mike Bennet murieron con solo cinco días de diferencia, pero sus tres hijos podrán superar mejor la pérdida gracias a la generosidad de los donantes

J.C.S.

13 Marzo 2017 12:19

El pasado febrero, una imagen tan hermosa como trágica enterneció al mundo. Julie y Mike Bennet, un matrimonio de Liverpool de 50 y 57 años, aparecían cogidos de la mano en la habitación de un hospital. Ambos sufrían un cáncer terminal que les atacó casi al unísono. Y, con tan solo cinco días de diferencia, los dos murieron.

Tras su muerte dejaron a tres hijos huérfanos: Luke, de 21 años, Hannah, de 18, y Oliver, de 13. Así que, para garantizar que no se quedarían abandonados, los amigos de sus padres organizaron una campaña benéfica de donación.

En principio buscaban recaudar 60.000 libras (casi 69.000 euros) para garantizar que pudieran vivir con las mismas condiciones que lo hacían con sus progenitores. Pero, tras la enorme difusión de la imagen, los donativos se han incrementado hasta superar las 276.000 libras (más de 300.000 euros).

“Un enorme abrazo para todos los que habéis donado y nos habéis apoyado en este momento tan difícil. Realmente lo agradecemos y os queremos decir que nuestra madre sintió un gran alivio al saber que estábamos siendo apoyados por amigos, familia y desconocidos de gran corazón”, agradeció Luke tras los primeros donativos, con los  que su madre pudo quedarse tranquila antes de morir.

Bennet family

El dinero servirá para que sus tíos, con quienes se quedarán los jóvenes, puedan pagar sus gastos sin problemas. Además, asegurará que Luke pueda estudiar teatro y Hannah danza, aficiones que siempre han ido arraigadas al espíritu de la familia. Pero, con el dinero sobrante, todavía están buscando qué hacer.

“Esperamos poder devolver parte de la generosidad que hemos recibido. Seguramente donemos el dinero a la investigación contra el cáncer”, comenta Luke. “Hay otras personas que lo necesitan más que nosotros”, añade Hannah.

Por desgracia, a Hannah no le falta razón. Aunque su caso es trágicamente excepcional, cada año unas 352.000 personas son diagnosticadas de cáncer solo en Reino Unido. Un 12% más que durante los años noventa. Pero en casos como el suyo se demuestra que, unidos, podemos hacer de esta lucha un camino más fácil para todos.

[Vía BBC]

share