PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Esta startup quiere que te pases un año viajando por el mundo sin dejar tu trabajo

H

 

Suena bien, ¿no?

Franc Sayol

26 Septiembre 2014 06:00

Cada vez son más las empresas que permiten que sus empleados trabajen de forma remota. Además de una mejor conciliación entre la vida laboral y la familiar, en la mayoría de los casos esta práctica mejora la productividad. Pero Remote Year va un paso más allá. Esta startup ofrece la posibilidad de viajar alrededor del mundo durante un año sin que por ello tengas que dejar de trabajar.

Tal y como explican en su web, Remote Year permite que los participantes en el programa “disfruten de todos los beneficios de viajar sin ninguno de los riesgos”. Para ello, la empresa se ocupa de toda la logística, ya sean itinerarios, alojamientos o actividades. Esto permitirá, según Remote Year, que los participantes “tengan la oportunidad de conectar con la cultura local y el ecosistema de trabajo a través de pequeñas ráfagas de estabilidad”. 

El programa visitará 18 sitios distintos alrededor del mundo, pasando entre 2 y 5 semanas en cada uno de ellos. Y si el participante no tiene un trabajo que le permita trabajar lejos de la oficina, le ayuda a encontrarlo. Con esta golosa premisa no de extrañar que la demanda se haya disparado. Según explica Alex Caplan, creador de Remote Year, a Fast Company, tres días después de lanzar la web ya tenía 3.000 consultas de potenciales participantes y 15 empresas interesadas en contratar a trabajadores que nunca habían conocido en persona. ¿El único problema? Solo hay 100 plazas disponibles.

A cambio de ejercer de agencia de viajes y oficina de empleo, Remote Year se lleva una comisión del salario de los participantes. La cantidad que pagarán los participantes será la misma cada vez, pero la proporción de la misma que se lleve Remote Year variará según cuales sean los costes de los viajes. Esto significa que todos los participantes deberán tener, como mínimo, un salario de 30.000 euros para poder pagar a Remote Year y disponer de dinero para gastos personales. De momento, la compañía busca trabajadores en campos como la administración de empresas, el diseño, la programación o la atención al cliente.

Sobre el papel, la propuesta de Remote Year es de lo más atractiva, pero también genera dudas. De momento, por ejemplo, se desconocen cuáles son los 18 países que visitarán los participantes. Tampoco se ha aclarado cuáles serán las bases del proceso de selección de participantes ni qué requerimientos se pedirán. Preguntado por ello, Caplan se muestra lacónico: “lo más importante es que haya diversidad. Quiero a gente de distintos países, procedencias, niveles de educación, habilidades y estado matrimonial”, dice.

La rentabilidad del programa también genera dudas. A fin de cuentas, el negocio de Remote Control depende de que 100 personas reciban un salario de forma continua mientras viajan alrededor de 18 países distintos, en muchos casos cambiando de empleo sobre la marcha. Suena a locura. Pero hace unos años también lo parecía poder trabajar desde casa.

share