Actualidad

A los trabajadores de la Sanidad Pública no les parece tan bien la donación del dueño del Zara

Amancio Ortega, hombre más rico de España, anunció que donaría 320 millones a la lucha contra el cáncer

El escenario parece idílico. El hombre más rico de España, Amancio Ortega, dueño de Inditex y manido ejemplo para ensalzar el capitalismo de superación personal, decide donar 320 millones de euros a una sanidad pública todavía maltrecha por los recortes post-crisis para que lo use en la lucha contra el cáncer.

Es la comunión de lo privado y lo público en su máximo exponente, como un estallido de confetis o un abrazo amoroso y tierno que demuestra que la empresa no es enemiga del Estado, sino un amigo, un amante, que todos ganan con el enriquecimiento de ciudadanos ejemplares como Ortega. Bravo por él.

Pero claro, siempre hay aguafiestas buscándole los tres pies al gato como aquellos que apuntaron en su día que, según un informe presentado al Europarlamento, Inditex esquivó el pago de 600 millones en impuestos entre 2011 y 2014 gracias a la ingeniería fiscal. O los que denuncian las precarias situaciones de quienes cosen su ropa en países como Bangladesh. Como si eso importara. (Sí, importa) .

Pues bien, a Amancio Ortega le han crecido los enanos y ahora las críticas le llegan desde el corazón de la Sanidad Pública. Las Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública de varias comunidades autónomas españolas han lamentado un gesto que les ha llegado a causar "vergüenza".

El colectivo formado por médicos y profesionales de la sanidad pública de Aragón ha expresado que su Comunidad "no tiene que recurrir, aceptar ni agradecer la generosidad, altruismo o caridad de ninguna persona o entidad". "Aspiramos a una adecuada financiación de las necesidades mediante una fiscalidad progresiva que redistribuya recursos priorizando a la sanidad pública", remataron.

Vientos similares llegaron desde las islas Canarias. "No podemos sino sonrojarnos de vergüenza", expresaron en un comunicado los isleños. "Siendo el mayor accionista de una de las mayores empresas y con una de las mayores fortunas personales del Estado, tendría que demostrar no su filantropía sino su obligación de contribuir al erario público de forma proporcional a sus beneficios", agregaron.

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) aglutina a todas las regionales. Su portavoz, Marciano Sánchez, denunció a El Mundo que "las empresas tienen una presión fiscal menor que los ciudadanos". "Habría que preguntarse si estas empresas lo utilizan para lavar su imagen", añadió en referencia a las donaciones.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar