PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Así fue la última comida del Titanic

H

 

De postre, naufragio

PlayGround

01 Septiembre 2015 13:19

14 de abril de 1912. El cocinero del Titanic decide cuál será el menú de almuerzo del día:

Filete de rodaballo

Huevo a la Argenteuil

Pollo a la Maryland

Ternera en conserva, vegetales, albóndigas

Además, los comensales pueden optar por el menú a la parrilla o por un exquisito buffet, que incluye rosbif, salmón y anchoas noruegas. Por si no apetece un dulce como postre, existe una opción de una tabla de ocho quesos.

Este fue el último menú que el crucero de lujo británico ofreció antes de naufragar la madrugada del 15 de abril de 1912. 

La carta muestra los últimos bocados que los pasajeros degustaron antes de que el barco chocara con un iceberg provocando la muerte de 1.514 personas (de las 2.223 que iban a bordo). 

Sin duda, para un tripulante de primera clase como Abraham Lincoln Salomon, que subió al controvertido bote número 1, sobrevivir fue la mayor suerte, pero también lo fue guardar uno de estos menús en el bolsillo.


Conocido como el "barco de dinero", los tripulantes del bote número 1 fueron acusados de sobornar a los remeros para que se alejaran del transatlántico antes de que el bote estuviera lleno.

El próximo día 30 de septiembre sus descendientes esperan recaudar entre 50.000 y 70.000 dólares por él en una subasta que se celebrará en Lion Heart Autographs de Nueva York.

Si bien no es el único menú rescatado (se cree que existen dos o tres más), sí es el último que se pone a la venta.

Hoy se cumplen 30 años desde que los restos de la nave, que había sido bautizado como insumergible, fue descubierta en el fondo del océano por un equipo de investigadores.

Aunque el documento tiene valor histórico para muchos, para otros sólo significa olvido. Los pasajeros de tercera clase dejaron pocos objetos de valor en el fondo del mar. Probablemente, tampoco degustaron las exquisiteces de este copioso menú antes de ahogarse.


Tiene valor histórico para muchos, para otros sólo significa olvido





share