PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Es una niña de 6 años pero vive atrapada en el cuerpo de un hombre de 46

H

 

Un curioso caso de transexualidad ha impactado a la sociedad canadiense

Helena Moreno Mata

15 Diciembre 2015 00:38

Stefonknee Wolschtt es transexual pero, a diferencia de la mayoría, no se siente mujer sino una niña de seis años, ?u?na niña que, en realidad, tiene esposa y siete hijos.

“No quiero ser adulto ahora mismo”, asegura.

Reside en Toronto, tiene 46 años y es el ejemplo de alguien capaz de dejarlo todo para empezar una nueva vida. Ahora vive junto a una familia adoptiva y sus dos hijas: una de ocho años y otra de nueve. Stefonknee es la pequeña y las tres se divierten coloreando y jugando.



Stefonknee es feliz a su lado pero, antes de mudarse bajo su techo, tenía su propia familia. Llevaba veintitres años casado cuando se dio cuenta de que era transexual.

Él mismo lo ha explicado en un vídeo para The Transgender Project: “No puedo negar que estaba casado. No puedo negar que tengo hijos. Pero ahora he dado el paso y he vuelto a ser una niña”.

Wolschtt cuenta que su mujer no aceptó que él fuera transexual y le dio a escoger entre dejar de serlo o irse.



“Para mí, dejar de ser trans no era algo que pudiera hacer. Es como si me dijesen deja de medir metro ochenta y ocho, o vete”.

Hubo una época en la que se sintió presionado hasta el punto de convertirse en suicida. Estuvo hospitalizado durante un mes. Poco antes de aquel episodio, en marzo de 2009, había participado en la primera marcha transexual de Toronto.

Después de lo ocurrido, Stefonknee recuperó la calma mudándose con su nueva familia, que buscaba darle una hermana pequeña a sus hijas.



Sin embargo, el rechazo volvió a llamar a su puerta. En 2012, su hija mayor lo invitó a su boda pero le pidió que se vistiera como un hombre, que se sentara al final de la iglesia y no hablara con nadie.

Aquel sentimiento de exclusión hizo que el mismo día de la boda intentara suicidarse por segunda vez. Todo quedó en un susto y gracias al apoyo de sus padres adoptivos y el de la Comunidad Metropolitana Eclesiástica de Toronto, formada mayoritariamente por personas del colectivo LGTB, ha conseguido seguir cumpliendo seis años, año tras año.

Loading the player...

share