Actualidad

La fotografía que se lleva en la piel

Lámparas que queman el cuerpo para fijar momentos de delicada belleza

Quemarse el cuerpo para retar al olvido. Convertir la piel en instancias de la memoria. Habilitar en la dermis pisos francos para el recuerdo, altares privados para nuestros santos, o alarmas que nos recuerdan a aquellos que de verdad importan. ¿Tatuajes? No, demasiado sencillo.

Thomas Mailaender ha ido un paso más allá con Illustrated People.

La técnica es sencilla: coge una lámpara de rayos ultravioleta y un negativo fotográfico y aplica la luz sobre la película, haciendo que la imagen del negativo quede proyectada sobre la sección de piel elegida. El resto es esperar. Esperar a que la piel se abrease, de forma parecida a esa moda estúpida del sunburnart.

Mailaender usa la piel como si fuera papel fotosensible. Nuestra química interna favorece el positivado al reaccionar a la radiación ultravioleta, permitiéndonos imprimir temporalmente esos vislumbres sobre la trabazón de músculos, huesos y piel que llamamos cuerpo.

En realidad todo forma parte de un proyecto artístico a medio camino entre el reciclaje fotográfico y el arte performativo y que el francés ha recogido en Illustrated People, un libro que intercala imágenes sacadas del Archive of Modern Conflict con sus propios retratos de "gente ilustrada".  

Imágenes de tiempos de guerra que queman en la piel como calcomanías de fuego. A su lado, cuerpos "tatuados" de forma efímera que son 'memento mori', el reflejo diluido de un segundo robado a una vida demasiado fugaz.

La metáfora es bella y el resultado, impactante.

Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente. Sólo el presente es tuyo. Mejor si quema

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar