PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El rap como tesoro artístico: lo nuevo de Wu-Tang Clan te espera en el museo

H

 

El Clan sorprende con el anuncio de un álbum secreto del que sólo existirá una copia y por el que esperan sacar millones. San Miguel te trae este contenido

Marcos Baró

27 Marzo 2014 12:15

20 años después de alterar radicalmente el juego del hip-hop con “Enter The Wu-Tang (36 Chambers)”, la familia de raperos Shaolin se prepara para consumar un nuevo hito musical. Y no es lo que imaginas.

Aquel álbum que nos prometieron la primavera pasada con motivo del aniversario de su debut editorial está aún en camino. “A Better Tomorrow” se anuncia ahora para este próximo verano, y llega además envuelto en polémica. Pero no es ese trabajo el que vendrá a robar el sueño de los fans: ayer trascendía que existe otro nuevo producto de marca Wu-Tang, otro disco que el clan ha estado cocinando en total secreto durante los últimos dos años. Y se trata de algo a lo que, probablemente, no podrás aspirar.

Haciendo suya esa tendencia del mercado según la cual, con el desplome progresivo de las ventas, lo que se impone es hacer tiradas cada vez más cortas y cuidadas, más exquisitas (y también más caras), el colectivo neoyorquino ha decidido que ese álbum secreto, titulado “The Wu - Once Upon A Time In Shaolin”, sea un asunto del todo singular. O sea, sólo piensan fabricar una copia del disco.

La tentación coleccionista, elevada a la máxima potencia

“Estamos a punto de poner en la calle una pieza de arte como nadie ha hecho en la historia de la música”, comenta RZA al respecto del proyecto. “Estamos haciendo un ítem de colección que se venderá a una única persona. Es casi como si alguien tuviera el cetro de un rey egipcio”.

Según informa Forbes, ese pieza única está siendo producida en las afueras de Marrakech, a la sombra del Atlas. Allí trabaja Yahya, un artista británico-marroquí que ha sido el encargado de realizar los grabados que embellecen la caja de oro y niquel que servirá de contenedor para esa copia única que existirá del álbum. Un objeto que encierra el potencial de dar un giro a la manera en la que se monetariza la música hoy en día.

The Wu - Once Upon A Time In Shaolin

Dada su unicidad, la pieza en sí podría alcanzar un valor altísimo en el mercado. Pero es que además, antes de salir a la venta, el objeto girará por museos, galerías de arte y otros espacios, incluidos festivales musicales, como si de una escultura o una instalación artística se tratara. La idea es ofrecer a los fans la posibilidad de escuchar el disco en una serie de “eventos” en los que estará prohibida la entrada con cualquier tecnología capaz de grabar audio. El interesado deberá pagar un precio (se estima que estará entre los 30 y los 50 dólares) para poder estar delante de la caja que contiene el álbum, que podrá ser escuchado a través de auriculares. Él fan solo frente al objeto, haciendo de la escucha una experiencia singular.

Arte para ricos como fórmula para combatir la devaluación del objeto musical

Cuando la gira por espacios artísticos termine, Wu-Tang Clan pondrán a la venta el álbum por una cantidad no especificada, pero que se espera que supere de largo el millón de dólares. Negocio redondo si se consuma. El afortunado comprador podrá hacer entonces con el objeto lo que le plazca: liberar las canciones de forma gratuita, comercializarlas, o también quedárselas para su disfrute privado y solipsista.

Según RZA, con este proyecto el colectivo trata de rebelarse contra ese escenario en el que la música ha quedado reducida a una mera mercancía de usar y tirar. “La idea de que la música es arte ha sido algo por lo que hemos abogado desde hace años. Y sin embargo no recibe el mismo tratamiento que el arte en el sentido del valor que se le otorga, especialmente a día de hoy, cuando se ha visto devaluada y reducida hasta casi el punto de que se considera que debería ser regalada”.

“Enter The Wu-Tang (36 Chambers)” trascendió en su día la categoría musical para instalarse en una dimensión distinta que iba más allá de la influencia sonora. Veinte años después, con “The Wu - Once Upon A Time In Shaolin” el clan busca trascender de nuevo esa frontera, reivindicando el valor de la música como arte a través de su cosificación.

En tiempos de gratuidad digital y demanda de cultura libre, su gesto puede parecer un capricho, una boutade destinada a impresionar. Su fórmula puede incluso evocar aquellos modelos propios de siglos pretéritos en los que sólo las élites tenían acceso al consumo artístico, cuya producción dependía casi siempre del dinero y la buena voluntad del mecenas de turno.

Si algo ha distinguido a la música del resto de las artes ha sido precisamente su carácter asequible y popular. ¿Acaso pasa ahora su futuro por alejarse de las masas para mantener su valor como forma artística?

share