PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Así de terrible sería el porno si estuviera hecho por parejas casadas

H

 

'Marido y mujer lo dan todo para llegar al orgasmo sin despertar a los niños' y otras perlas más de la web Someecards, que imagina en clave chistosa el panorama pornográfico en el lecho marital

Luis M. Rodríguez

21 Julio 2014 15:15

Hay una escena en Annie Hall, el filme de Woody Allen, que muestra de forma muy gráfica lo que suele ser uno de los principales motivos de conficto e insatisfacción dentro de una pareja. La pantalla se divide en dos para mostrarnos de forma simultánea a Alvie y Annie en la consulta de sus respectivos psicólogos. En un momento dado, ambos terapeutas lanzan una misma pregunta: ¿Con qué frecuencia tenéis sexo? “Casi nunca, quizás tres veces a la semana”, responde él. “Constantemente, diría que tres veces a la semana”, contesta ella. Nunca llueve a gustos de todos.

La libido no siempre se lleva bien con la vida en pareja, especialmente cuando ésta lleva tiempo desarrollándose bajo un mismo techo. Es una realidad probada, apoyada en la estadística: tras la fase rijosa inicial, esa en la que nos apetece follar como conejos alegres en cada rincón de la casa, la convivencia doméstica a menudo suele acabar funcionando como desincentivo a la hora de pensar en el placer venéreo. Poco a poco, el deseo sexual se va atemperando, el juego se vuelve monótono, la rutina va restando espacio a la imaginación y nuestras fantasías más ardorosas se acaban desplazando hacia situaciones y personas que no suelen ser las que tenemos en casa. Y la cosa, dicen, suele ser aún peor después del matrimonio. Para colmo, tarde o temprano entran en juego otras variables (el cansancio y el estrés por el trabajo, las tensiones por razón de dinero, las exigencias derivadas de la “planificación familiar”, la llegada de los hijos) que pueden erosionar la idea del deleite carnal hasta convertirla en algo parecido a una carga incómoda, eso que se hace cada cierto tiempo simplemente porque toca, y no porque apetezca.

La web Someecards explora esa idea de forma jocosa en una serie de imágenes –en realidad lo que importa son sus títulos– que tratan de dar respuesta a la pregunta: ¿cómo sería el porno si estuviese basado en la vida sexual de las parejas casadas? Inspirados en la estética del portal Pornhub, sus ocurrencias se nos presentan bajo la cabecera de PornHubby&Wife, el portal porno que acabará con tus ganas, ya no de casarte, sino de mudarte a vivir con tu pareja. ¿Se parece tu realidad a alguno de estos diez escenarios?

PornHubby&Wife

(Vía Someecards)

share