Actualidad

FAST, un ojo gigante para buscar vida extraterrestre

China está a punto de finalizar las obras de un enorme radiotelescopio que servirá para buscar vida inteligente fuera de nuestra galaxia

La búsqueda de extraterrestres no había llegado nunca tan lejos. China finalizará en septiembre el mayor telescopio del mundo. Construido en 5 años y con un tamaño equivalente a 30 campos de fútbol, el radiotelescopio es un enorme ojo de 500 metros de diámetro que observará todos los recovecos del universo.

Y sí, uno de los objetivos científicos declarados de esta nueva instalación es la búsqueda de vida inteligente más allá de nuestra galaxia.

El proyecto, uno de los pasos más ambiciosos en la carrera científica y espacial del país de los dragones, ha sido llamado FAST (Five hundred meter Aperture Spherical Telescope) y se inspira en el mayor radiotelescopio construido hasta la fecha: el Arecibo, de 300 metros de diámetro y situado en Puerto Rico.

Sin embargo, el FAST incluye algo que el Arecibo no tiene. Está formado por 4.450 paneles triangulares que se mueven en distintas direcciones y que reflejarán las señales de radio procedentes de los más remotos rincones del universo. Las señales que se capten, serán reunidas en una retina gigante de 30 toneladas.

Loading the player...

Nan Rendong, científico senior del proyecto, ha definido el funcionamiento del radiotelescopio de la siguiente manera: "Un radiotelescopio es como un oído sensible intentando captar mensajes significativos entre el ruido blanco del universo. Es como detectar el sonido de las cigarras en medio de una tormenta".

Con un coste inicial de 100 millones de euros, FAST podrá observar un millón de estrellas y los planetas que giran a su alrededor en busca de exocivilizaciones y se espera que consiga escuchar señales más lejanas que cualquier otro instrumento creado hasta ahora.

Pero no todo en el proyecto son buenas noticias.

Para construir el telescopio en el condado de Pingtang, al suroeste de la provincia Guizhoula, el gobierno chino ha decidido desalojar a más de 9.000 habitantes de la zona con la intención de evitar interferencias en el proceso de establecer comunicaciones con los hombrecitos verdes.

Los desplazados solo han recibido una indemnización de unos 1.800 euros y han sido víctimas, una vez más, de los megalómanos proyectos del Estado chino, para el que el bienestar de la población es algo que se puede sacrificar en aras de las aspiraciones gubernamentales.

A ver cómo le explican eso a los extraterrestres.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar