Actualidad

Porno, cuernos y libertad de expresión: el luchador más emblemático la sigue liando

El antiguo luchador recibirá 102 millones de euros después de demandar a la publicación online Gawker por publicar una 'sex tape' en la que se divierte con la mujer de su mejor amigo

Imagen via Reuters

¿Os acordáis de Hulk Hogan? ¿El mito del Wrestling ? El luchador que marcó a toda una generación con la Hulkmania ha sacado la lagrimilla después de escuchar la sentencia que le reconoce el derecho a recibir 102 millones por haber visto dañado su honor. 

Como la historia viene de lejos, se hace necesario una recapitulación.

1. Acostándose con la mujer de su mejor amigo

Parece el argumento de una telenovela, pero la historia es completamente real. En 2007, Hulk Hogan fue grabado teniendo relaciones sexuales con Heather Clem, la esposa de su mejor amigo por aquel entonces, el DJ “Bubba The love Sponge Clem”. Lo sé, el nombre no inspira mucha confianza.

El vídeo fue grabado con una cámara de seguridad hace nueve años, pero no fue hasta 2012 cuando el portal de noticias del corazón, cotilleos y polémicas Gawker lo publicó.

Durante seis meses, hasta que consiguieron que la web retirara el artículo por orden judicial , el vídeo fue visto por más de 2,5 millones de personas.

El vídeo se grabó en 2007 pero no salió a la luz hasta 2012

Así, de la noche a la mañana, Hogan volvió a convertirse en noticia cuando su carrera parecía estar olvidada. Y con una polémica bajo el brazo, comenzó una lucha judicial que acaba de darle la razón.

El vídeo publicado por Gawker solo duraba 1:41 minutos, era una versión hipereditada de la 'sex tape' original, pero aquello fue suficientes para abrir un intenso debate sobre los límites del cotilleo y la libertad de prensa.

En este periodo, Hogan ha salido en varios programas de televisión defendiendo su postura: él siente que han violado su intimidad y dañado su honor, al igual que su compañera de cama. Bubba, el mejor amigo cornudo, es quien menos clara ha dejado su postura. Si bien en un principio dijo al FBI que Hogan sabía que estaba siendo grabado, finalmente no testificó en el juicio, por lo que su declaración no sirvió de nada.

2. Un vídeo porno de 100 millones de euros

La demanda de Hunk Hogan se remonta a finales de 2012. En abril de 2013, un juey pidió a Gawker que despublicara su artículo, y el medio se negó. Así hemos llegado al juicio que se ha celebrado durante las pasadas dos semanas en San Petesburg, Florida. Y la sentencia no ha podido ser más clara: 102 millones de euros para el luchador.

Pero la suma puede aumentar considerablemente. Los abogados de Hogan lucharán la semana que viene por la reclamación de daños que ha ocasionado el vídeo para sus protagonistas, por lo que es un tema que ni mucho menos está cerrado.

Gawker, por su parte, tiene la intención de apelar, tal y como ha destacado el fundador de la web Nick Denton en su Twitter:

La evidencia clave y el testigo más importante del caso fueron retenidos por el jurado, por lo que el tribunal de apelaciones tendrá que resolver el caso. Quiero dar las gracias a nuestros abogados por su destacada labor y estoy seguro de que va a prevalecer la verdad cuando el juicio esté completo. Nos sentimos optimistas por la apelación que hemos empezado a preparar, ya que esperamos ganar el caso en última instancia”.

Durante las próximas semanas continuará una batalla que parece no acabar nunca, pero que de momento va ganando Hulk Hogan por varios asaltos.

Gawker no se rinde en una batalla que parece perdida

3. Cuando el periodismo se debate en los juzgados

Lo más llamativo de este caso no es que una celebrity se juegue su reputación después de protagonizar un escándalo sexual. El caso ha ido mucho más allá y ha abierto un debate sobre la ética del periodismo en la época del dinero por clic.

No es solo su victoria, sino la de todas las víctimas del periodismo de tabloide”, explicó el abogado Hogan David Houston.

Porque lo que parecía el típico juicio sobre el famosete de turno acabó convirtiéndose en una reflexión deontológica. Desde Gawker, para defenderse de la acusación, apelaron a la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos que alude a la libertad de expresión.

La opinión de Gawker es que estaban en pleno derecho de publicar el contenido como información periodística necesaria al tratarse de una personaje público que ha alardeado con frecuencia de su vida sexual. Sin embargo, el tribunal acabó dándole la razón a la víctima, acercándose a la opinión de los abogados de Hogan que opinaban que el vídeo no era noticioso y simplemente buscaba obtener visitas.

http://static01.nyt.com/images/2015/06/14/business/14-GAWKER-JP4/14-GAWKER-JP4-blog427.jpg

¿Dónde está el límite que separa la libertad de expresión del delito?

La sentencia no parece tener mucho misterio. Según el decano de la Universidad de California Erwin Chemerinsky, “ la decisión simplemente radica en que no se puede publicar el vídeo de una persona teniendo relaciones sexuales sin su consentimiento”.

No obstante, desde un punto de vista periodístico la visión de Gawker podría tener sentido. Es decir, ¿dónde está el límite que separa la libertad de expresión del delito? La compañía tiene muchos defensores, personas que apoyan su postura en el juicio. O mejor dicho los tenían, hasta que el antiguo editor Albert J. Daulerio, autor de la pieza que originó la demanda, hizo estas afirmaciones durante una declaración jurada previa al juicio:

-¿Puedes imaginar una situación donde la vida sexual de una celebrity no sería noticia? —preguntó el abogado.

- Si el famoso fuera un menor.

-¿Menor de qué edad?

- Cuatro años.

Aunque Gawker pidió disculpas por las palabras de Daulerio, el antiguo editor del medio no pudo dejar más clara la postura del tabloide.

En la actualidad existe un 'todo vale' cuando se trata de publicar información acerca de famosos”, explica el director del Instituto de Derecho de la Universidad de Santa Clara en declaraciones a Huffington Post. “ Tenemos que replantear esta situación desde los juzgados”.

4. ¿Un montaje para volver a salir en las noticias?

No son pocos quienes han catalogado este escándalo como un montaje por parte de Hulk Hogan. Desde Gawker se han quejado de un aprovechamiento de la situación, ya que el luchador se ha lucrado de la polémica con apariciones televisivas que le han embolsado muchos miles de dólares.

Además, la poca claridad del señor “Bubba The love Sponge Clem”, que decidió no decir nada oficialmente, se ha entendido como un hipotético trato entre el luchador y su amigo cornudo para sacar tajada.

¿Un intento de volver a ser lo que era?

Quienes han tenido acceso a las sex tapes afirman que Hogan sabía que estaba siendo grabado con toda seguridad —llega a preguntarlo al principio del vídeo— y el hecho de que saliera a la luz cinco años después y fuera grabado por una cámara de seguridad da que pensar.

De momento, él se lo lleva caliente y deja a Gawker ante una situación que podría causar la quiebra del medio. Todo por 100 segundos de sexo.

[Vía The Daily Beast, Huffington Post, New York Times]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar