Actualidad

El vídeo del supuesto maltrato a dos osos panda enciende las redes en China

¿Dónde está la barrera que separa el cuidar del abusar?

El Chengdu Research Base of Giant Panda Breeding es un reputado santuario para el panda. El centro fue fundado en 1987 con la misión expresa de trabajar por la preservación del oso panda gigante. Se supone que hay pocos lugares en el mundo mejores para un panda. De ahí el impacto que ha causado un vídeo captado por cámaras de seguridad en el que dos cuidadores de la institución tratan a una pareja de cachorros de un modo que muchos consideran cuestionable, por violento.

El vídeo, que recoge imágenes captadas a principios de mes, llegaba a las redes sociales chinas a principios de esta semana. El juicio de los ciudadanos ha sido automático y casi unánime: a ojos de una mayoría, esos arrastramientos y esa manera de lanzar a los animales contra el suelo son un acto de “crueldad animal”.

En las redes sociales se habla de “abuso” y de “flagrante maltrato” y los medios locales aluden al clamor y la indignación popular por las imágenes. Algunos han llegado a pedir que se despida a los trabajadores implicados. Aunque también hay quien se pregunta... ¿es realmente para tanto?

Guo Jingpeng, el cuidador que sale peor parado en el vídeo, se ha defendido asegurando que los animales estaban siendo violentos aquel día.

El cachorro me mordió realmente fuerte. Me atravesó la carne con los dientes y mi mano empezó a sangrar”, ha explicado Jingpeng en declaraciones a la agencia de noticias Xinhua. “Cuando me trató de morder de nuevo, le empujé por puro instinto (…) La comunidad online dice que no amamos a los pandas. Pero lo cierto es que elegimos estar aquí y trabajar aquí porque amamos a estas criaturas”.

Para muchos en China, donde el panda es considerado un símbolo nacional y una especie protegida, las explicaciones del cuidador no son suficientes. Empezando por los responsables del propio centro de Chengdu, que han ordenado a sus trabajadores que traten a los pandas “de forma cuidadosa”, incluso cuando sean arañados o mordidos por los animales

“Cuando vimos el vídeo por primera vez pensamos que los trabajadores habían reaccionado de manera desproporcionada, incluso cuando queda claro que no trataban de causar daño a los pandas”, ha dicho Wu Kongju, experto en osos panda, a Xinhua. “A la vez esperamos que la gente pueda mostrar un mayor entendimiento hacia los cuidadores. Aunque los panda gigantes tienen un aspecto adorable, son muy fuertes y pueden ser violentos”.

La imagen y la consideración popular del Chengdu parece haber quedado dañada. “Siempre hemos pensado que el centro Chengdu fue montado para salvar a nuestro animal nacional”, escribe un usuario de Weibo. “Hicieron un buen trabajo en el pasado y han hecho feliz a mucha gente en China con sus imágenes de bebés panda nacidos allí. Este incidente definitivamente ha cambiado mi opinión sobre sus operaciones y objetivos”.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar