Actualidad

¿Cobrar 2.275 euros al mes solo por existir? Suiza va a votarlo

La iniciativa llevada a referéndum propone que cada ciudadano reciba un sueldo a modo de renta básica durante toda su vida

Fotografía de Jeff Mermelstein

Hace dos años, un enorme camión entró en la Plaza del Parlamento suizo. El camión se instaló en medio de la gran plaza y ante la atónita mirada de los transeúntes descargó 8 millones de monedas doradas de unos cinco centímetros de diámetro cada una. Una por cada habitante de este pequeño país europeo encallado entre montañas nevadas.

La descarga de las monedas no fue otra cosa que una performance pública de gran efectividad a favor de establecer en Suiza una renta básica universal. Un sueldo para toda la vida y para todos los habitantes del país. Sin excepción. Simplemente por existir.

La iniciativa impulsada a través del Basic Income Earth Network (BEIN) recibió 126.000 firmas, 26.000 más de las necesarias para convocar un referéndum. ¿El resultado? Este 5 de junio Suiza será el primer país del mundo en votar una iniciativa de tal calibre. 

Suiza puede convertirse en el primer país del mundo en pagarle una renta básica universal a todos sus habitantes

"Imaginen una sociedad en la que cuando nace una persona le dicen: ¡Bienvenido al mundo! Aquí nos preocupamos por ti. ¿A qué te quieres dedicar en la vida?", relata Daniel Straub, padre de la iniciativa. Y eso es precisamente lo que pretende esta renta básica universal: crear una sociedad en la que todas las preocupaciones elementales desaparezcan.

Imaginen una sociedad en la que cuando nace una persona le dicen: ¡Bienvenido al mundo! Aquí nos preocupamos por ti. ¿A qué te quieres dedicar en la vida?

Los defensores de la renta básica sostienen que su instauración traería sobre todo ventajas. Si cada ciudadano sabe que tiene sus necesidades de comida y refugio cubiertas, puede empezar a preocuparse por otras cosas. Se crea un ambiente amable en el que las personas empiezan a elegir trabajo en función de lo que las hace felices, en función de sus talentos, y no en función de un sueldo. Se potencia la creatividad, el emprendimiento y el voluntariado. En definitiva, se suprimen muchas de las cualidades hostiles que han dominado la sociedad desde que el dinero empezó a ser un recurso básico para la vida.

Si la iniciativa sale adelante, cada persona recibiría 2.500 francos al mes. Lo que equivale a unos 2.275 euros. Por cada hijo se añadirían otros 625 francos, hasta los 18 años, cuando pasarían a cobrar los 2.500 correspondientes.

Aunque según los estándares españoles esta cantidad nos pueda parecer más que suficiente para llevar una vida holgada, en suiza el sueldo medio se sitúa en unos 6.200 euros mensuales.

Aún así, a los suizos no les ha gustado demasiado la iniciativa. Algunos sondeos sugieren que cerca de un 56 por ciento de los ciudadanos van a votar en contra de la renta básica. ¿Las razones? Los suizos temen quedarse sin barrenderos, dependientes o mozos de carga. Es decir, trabajos que tradicionalmente no han sido bien pagados y que en una sociedad idílica pocos elegirían.

Otro punto que juega en contra de la renta básica es que para que el Gobierno cubra los pagos de la renta, necesita encontrar en algún lugar 18 millones de francos más anuales. Y cada vez que un Gobierno necesita llenar sus arcas recurre a un método infalible: subir impuestos.

Algunos datos revelan que cerca de un 56% de los ciudadanos van a votar en contra de la renta.

Otros países como Finlandia, Alemania y Holanda están planteando apostar también por la renta básica a través de pequeños experimentos que ayudarían a simplificar el sistema social y garantizar unos ingresos mínimos para todos.

En España, uno de los grandes defensores de la renta básica, Daniel Raventós, profesor de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona, cree que este sueldo asegurado para toda la vida es perfectamente viable, justo y razonable. Eso sí, para sustentarlo sería necesario acometer una profunda reforma fiscal.

Ahora solo queda poner estas iniciativas a prueba para que ayuden a construir unas sociedades menos hostiles hacia los que formamos parte de ellas. En el fondo, es una cuestión de voluntad.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar