Actualidad

Este software te encuentra parejas iguales que tu ex

La web de citas Match.com crea un servicio de pago mediante el que puedes encontrar clones de tu ex pareja

Lo dejas con tu pareja y te quedas hecho polvo. No quieres volver a verle, pero pasas por esa fase en la que no crees que puedas encontrar a nadie como él o ella, ni siquiera que otras personas puedan llegar a gustarte. De esa dualidad de sentimientos, de esa etapa torturante en la que idealizamos a nuestros ex, surge una perversa novedad tecnológica. La web de citas Match.com lleva el big data a las relaciones amorosas: si te gustó Carlos, te gustarán Johan, Sebastián y Manuel.

El software de reconocimiento facial Three Day Rule ha creado un algoritmo con el que es posible conocer a personas que son gemelos, clones de tu anterior pareja. Por 5.000 dólares (3.670 euros), nunca tendrás que cambiar de gustos. “En la práctica, la herramienta está basada en una lógica intuitiva y nada siniestra: ‘Atractivo’ tiene un significado distinto según la persona”, explica a Mashable Talia Goldstein, CEO de Three Day Rule: “La gente tiene su tipo y no necesariamente tiene que ver con la raza o el color de pelo. En muchos casos se trata de la forma de la cara”.

Por esa cantidad, el cliente podrá mantener una entrevista con Goldstein y seis meses de búsqueda precisa en la base de datos de Match.com: además de los rasgos de personalidad que buscamos en una pareja, la web requiere algunas fotos de nuestros ex. Pulsando el enter da inicio la alquimia del amor 3.0, el Cupido del big data.

¿Futuro o encierro?

La teoría de los rasgos faciales no es ninguna invención. Tiene una base científica: la simetría. La frente, los pómulos y la barbilla parecen partes del rostro sin importancia en sí mismas, pero tienen mucho que ver en lo que hace que alguien nos resulte sexualmente atractivo: “Si nos fijamos en las fotos de todos nuestros ex nos damos cuenta de que hay algunos rasgos comunes: el color del pelo, un rasgo particular”, explica Goldstein.

Sin embargo, esta innovación no ha hecho más que suscitar reflexiones inquietantes: aunque se nos pregunte acerca gustos, aficiones y caracteres, ¿no es disparatado este método de selección humano? Para muchos, esta tecnología de reconocimiento facial implica la erosión de la identidad individual porque nos convierte en intercambiables.

Además de la paranoia futurista, del Gran Hermano tecnológico trasladado al amor, hay preguntas que todos nos hemos hecho siempre: ¿por qué nos sigue atrayendo ese alguien con el que no queremos estar más? ¿Hasta qué punto la química influye en la conciencia y viceversa? ¿Somos predecibles en cuanto al amor?

Sin duda estas son cuestiones que alguna vez nos han acechado, pero el servicio de Match.com da un paso más allá y legitima la idealización, la figura de una princesa o un príncipe azul propio e insustituible, la teoría del amor romántico. Si creemos saber lo que nos hace felices, ¿no nos perpetuamos en nuestros fracasos? Si somos nuestro propio target, ¿cuál es el mensaje?

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar