PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

En esta red social sólo se habla de cosas serias

H

 

Appgree es la app que más está dando que hablar en el nuevo panorama político

Natxo Medina

17 Septiembre 2014 17:04

16 de septiembre de 2014. Todo parece normal en Barcelona. Los currelas hacen slalom entre las masas de turistas para llegar a sus puestos de trabajo. La gente entra y sale de las bocas de metro y los coches van por ahí soltando humo. El clima es el normal para esta época del año, quizás un poco más revuelto que de costumbre.

Sin embargo, es un día bastante especial para la ciudad: por la tarde está convocada la presentación oficial de Guanyem Barcelona. Una presentación en la que se centrarán en explicar su organización interna y los pasos que se darán a partir de su constitución como partido.

En este esquema de trabajo, las tecnologías digitales son mucho más que una simple herramienta de marketing. El uso de una nueva app llamada Appgree promete revolucionar la manera en la que tomamos decisiones colectivas. Y aunque hace tiempo que entendimos que el cambio democrático pasará por la democratización de la tecnología, ¿estamos realmente preparados para el cambio?

Experimentar en democracia

Esa misma mañana, a las 10.22, el grupo que Guanyem ha abierto en Appgree cuenta con 622 seguidores. Un día antes han hecho pública su colaboración con esta nueva herramienta digital, que permite abrir canales donde se plantean preguntas que la gente puede votar. El 16 por la mañana lanzarán su primera pregunta, cuyas respuestas más votadas se harán públicas en el acto de la tarde.

Appgree es una app que empezó a ganar popularidad precisamente cuando empezó a ser usada por otra de las nuevas fuerzas políticas emergentes del momento: Podemos. Y no es de extrañar, ya que la nueva emergencia democrática lleva el 2.0 en su mismo ADN.

Nacidas al calor de las revoluciones digitales, recogiendo el testigo de las luchas sociales de largo recorrido en ciudades como Madrid o Barcelona, formaciones como Podemos o Guanyem no sólo utilizan las redes como parte de su estructura de trabajo: la cultura de lo digital también les proporciona herramientas éticas y conocimiento de lo social.

Sin ir más lejos, el código del hacker comparte muchos puntos con los preceptos de vida en común, cooperación, organización y libertad que sustentan a muchos de estos nuevos grupos políticos. Unos valores tan viejos como el mundo y sobre los que pivotan la historia del anarquismo, el mutualismo y otras prácticas políticas libertarias.

La sintonía de Guanyem con el mundo digital se deja ver no sólo en su apuesta por las nuevas apps. Existen otras cuestiones de fondo que también se abordan. Por ejemplo, Appgree no permitirá publicidad de terceros en el canal del grupo, y de aquí a fin de año se elaborará un calendario para ir liberando partes del código de la aplicación para que la comunidad de desarrolladores pueda darle nuevos usos.

Más allá de las redes sociales

A la hora de hablar sobre el uso político de la tecnología, hay muchas cuestiones que enfrentar. Si lo miramos con un poco de distancia, podría parecer que Appgree es sólo una especie de red social para discutir asuntos que preocupan a unos pocos, una especie de Ask.fm a la inversa que Guanyem utilizaría para promocionarse.

Esto genera de entrada ciertos recelos sobre su efectividad real. Por ejemplo, Podemos, con 42.400 seguidores en la herramienta, está teniendo problemas para encauzar semejante marea hacia la toma de decisiones efectiva. Que este canal no se convierta en una jaula de grillos y que se vea como algo serio es la principal preocupación.

Además, existe el problema de la brecha generacional. O del acceso a la tecnología. La transversalidad es una de las señas de identidad de estas formaciones, que congregan al mismo tiempo a jovenes activistas, universitarios, trabajadores de mediana edad, parados, señoras de edad avanzada o veteranos de la lucha municipal. Son un puente entre las viejas formas de asamblearismo, como las asociaciones de vecinos, y las nuevas prácticas digitales. Y no deben olvidar ni a unas ni a otras.

Para cubrirse las espaldas, Guanyem se ha encargado de dejar claro que el uso de Appgree en ningún momento supone olvidarse de las propuestas que cualquiera pueda hacer a través de medios tradicionales como las asambleas, las comisiones y otros nodos de la estructura de trabajo del grupo. Simplemente, no quieren que nadie quede fuera, y por ello ponen todas las armas a su disposición.

Camino al andar

Todavía no tenemos claro cual será el destino final de todas ellas, o cómo se reflejarán a largo plazo en la ciudad. El día siguiente al acto, el grupo de Guanyem en Appgree cuenta con 1082 seguidores. Las dos preguntas han acumulado una media de 600 respuestas de las cuales han ido sobresaliendo las propuestas más votadas. Su número sigue siendo pequeño, ni siquiera representativo de las miles de personas que siguieron el acto de presentación del partido en vivo o por streaming.

Eso sí, al menos ya sabemos que existe un canal más para expresarnos. Y lo que es más importante: alguien lo escucha. Y cualquiera puede consultar esas preguntas y respuestas, pensarlas, proponer. Ser considerado ciudadano con voz. Por mucho que digan en Palo Alto, una app por sí sola no cambiará la historia. Pero en esta Guerra de Mundos en la que estamos inmersos, todo ayuda.

Eso lo saben igual de bien las yayas que el día anterior se agolpaban alrededor de los voluntarios para decir sus propuestas de viva voz, como el chico que entre el público comentaba, mirando el móvil, “yo no lo he utilizado todavía, pero si tiene que haber un futuro, estoy seguro de que pasa por aquí”.

share