PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Autolesiones, intentos de suicidio y miedo: así viven los niños de la guerra de Siria

H

 

Después de seis años de guerra, Save The Children revela como los bombardeos y el fuego de la artillería han tenido un fuerte impacto en la salud mental de los niños y niñas del país

alba losada

07 Marzo 2017 18:09

Durante los últimos seis años, los niños y niñas sirios no han conocido otra realidad que no sea la que está protagonizada por la devastadora guerra de Siria. Algo que, como ha revelado un informe publicado este martes por Save The Children, ha impactado de forma decisiva en su salud mental.

Después de hablar con más de 450 niños y adultos del país, la organización humanitaria ha concluido que los niños sirios padecen "estrés tóxico", lo cual se traduce en efectos dañinos en su salud como intentar suicidarse, autolesionarse, padecer incontinencia o tener comportamientos agresivos. Muchos también han perdido el habla o han desarrollado dificultades para hablar.

Vista previa de toda la pantalla

Como aseguran el 84% de los adultos y casi todos los niños en el informe, la causa principal de su estrés psicológico son los continuos bombardeos y el fuego de artillería que les rodea a diario. Esto hace que vivan con un miedo constante que les acompaña en casa, en la escuela y en la calle.

"Los niños siempre están estresados. Tienen una ansiedad constante. Al trabajar con ellos, vemos que no son como otros niños. Siempre están estresados. Reaccionan ante cualquier ruido poco familiar, si una silla se mueve, si se golpea una puerta. Es el resultado de su miedo: el sonido de los aviones, de los misiles, de la guerra", dijo un monitor juvenil en Idlib, Ahmed.

Vista previa de toda la pantalla

Los entrevistados también confiesan que el estado en el que se encuentra Siria empeora aún más el miedo. Dos de cada tres niños han perdido a algún ser querido, han visto como sus casas han sido bombardeadas o han sufrido lesiones a causa de la guerra. Algo que lleva a muchos a vivir en estados de pena o de tristeza extrema.

Una evidencia que se ve reflejada en el caso de Marwan, que repitió varias veces gritando: "odio los aviones porque mataron a mi papá".

Vista previa de toda la pantalla

En estos momentos, se estima que al menos 3 millones de niños viven en zonas que están expuestas a los peligros de armas con un alto poder explosivo y hay otros 3 millones de menores de 6 años que no conocen lo que es vivir sin estar rodeados por la guerra.

Si no reciben tratamiento médico, los síntomas del "estrés tóxico" que ahora padecen podrían ser peores en el futuro, por lo que el desarrollo de su salud física y mental se vería perjudicado para de forma permanente.

share