Actualidad

La clave para comprender la fatiga crónica podría estar en tu intestino

Y no en un trastorno psicológico

Te pasas el día cansado. Demasiado cansado. Sientes una fatiga profunda. Una sensación de extenuación que no disminuye con el descanso y que puede empeorar con cualquier actividad física y mental que te toque realizar. Vas al médico y no te encuentran nada, pero ahí sigues tú, baldado.

Las causas del Síndrome de Fatiga Crónica ( SFC) son una cuestión pendiente de resolver. Ningún biomarcador de los que hasta ahora se miraban revelaba nada sobre este síndrome, así que los médicos se mostraban reacios a diagnosticarlo con seguridad. Sin embargo, un reciente estudio llevado a cabo por la Universidad de Cornell, Nueva York, apunta a que la respuesta podría encontrarse en nuestros intestinos.

Frente a la visión tradicional del SFC como un trastorno con origen psicológico, un nuevo estudio apunta a la microbiota intestinal como factor clave para entender la fatiga crónica

Hasta ahora se pensaba que el SFC tenía que ver con un desorden psicológico más que con cualquier otra causa. Los investigadores de Cornell, sin embargo, han encontrado que la microbiota intestinal y los agentes inflamatorios de la sangre tienen algo que ver en esa fatiga crónica

"Nuestro trabajo demuestra que las bacterias intestinales en los pacientes con fatiga crónica no son normales", dice Maureen Hanson, profesora de la Universidad de Cornell y coautora del trabajo. "Más aún, nuestra detección de anomalías biológicas pone aún más en cuestión el ridículo concepto de que la SFC es un trastorno de origen psicológico".

El estudio, publicado en la revista Microbiome, comparó muestras de sangre y heces de 48 personas diagnosticadas de SFC y 39 voluntarios sanos. Detectaron dos diferencias fundamentales en esas muestras: los pacientes diagnosticados con SFC presentaban una menor diversidad bacteriana y carecían de microbios relacionados con procesos antiinflamatorios.

Los pacientes diagnosticados de SFC presentaban menor diversidad bacteriana y carecían de microbios que actúan en los procesos antiinflamatorios

En la sangre de las personas con fatiga crónica, también había marcadores de inflamación que podría deberse, a juicio de los investigadores, a un "intestino con problemas de fugas que permiten que las bacterias entren en la sangre". Esto haría que los síntomas empeorasen.

Los científicos manifiestan que todavía no queda claro si sus resultados apuntan a la posible causa o a son consecuencia del síndrome. Pero, independientemente, tienen un gran importancia por dos razones.

La primera: los análisis de sangre y heces podrían ayudar diagnosticar el SFC, porque los indicadores estaban presentes en un 83% de los pacientes con fatiga.

La segunda: las conclusiones del estudio sugieren que el tratamiento de la fatiga crónica podría pasar por un cambio de dieta o un uso de complementos probióticos en lugar de otros métodos más invasivos.

[Vía The Washington Post]

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar