Actualidad

El síndrome por el que los genios sienten que están donde están por suerte

Crees que te han dado un trabajo para el que no estás preparado, crees que fallarás constantemente y que te echarán y... al final todo funciona bien

¿Alguna vez te has sentido un fraude? ¿Que estás en un trabajo por rebote y que a tu alrededor la gente te mira como si te juzgara por eso? Es decir, ¿estás totalmente desubicado en el planeta y crees que todo es azar, pero las cosas siguen funcionando? Bienvenido al síndrome del impostor. Y lo mejor de todo es que no estás solo.

Hace pocos días en Reddit se preguntaba a psicólogos y a psiquiatras sobre cuáles eran las afecciones más repetidas entre sus pacientes.

Una de las más comunes —al menos entre los especialistas de habla inglesa— era la del síndrome del impostor: gente que siente que no se merece el lugar en el que está en la vida y que piensa que todo el mundo a su alrededor tiene la misma percepción sobre él, cuando realmente no es así y esa persona está ahí por talento y méritos propios.

“El síndrome del impostor es mi vida. Conseguí mi trabajo por un golpe de suerte y no tengo ni idea de qué es lo que estoy haciendo y aún nadie sabe lo incompetente que soy. ¿Hay alguien que se suponga que tiene que ser excelente en sus trabajos y se sienta de esa manera? ¿Gente en posiciones importantes?”, decía uno de los testimonios en respuesta a los psicólogos.

Y otro: “Mi novia tiene esto a un nivel muy alto. Va a ser farmacéutica y se preocupa de no ser lo suficientemente buena. Sus máximas calificaciones y un conocimiento innato sobre biología aún no la han convencido”.

O este ingeniero: “Soy un ingeniero de telecomunicaciones y siento el síndrome del impostor a veces. Es muy raro porque esto choca con la realidad de una manera muy directa. No tengo ni idea de qué estoy haciendo y me lo pregunto la mayoría del tiempo. Les digo a los operarios: 'haz un agujero en la pared y luego pasa el conducto por ahí, necesito la fibra en ese armario, etc...', siempre esperando que funcione... Y finalmente, siempre tengo resultados excelentes y todo está terminado a tiempo. Así que supongo que soy bueno en lo que hago. Es un sentimiento que cuesta quitar”.

Las historias podrían ser interminables.

Parece que, cuanto más alta es la posición o responsabilidad que uno desempeña, más fácil es que se produzca este síndrome. Algunas celebridades han sufrido este síndrome, como Tina Fey, Chris Martin (Coldplay), Jodie Foster, Kate Winslet, Denzel Washington, Merryl Streep, Margaret Chan (directora de la OMS) o Albert Einstein.

El fenómeno que se produce con este síndrome, según Valerie Young, autora de Los pensamientos secretos de las mujeres exitosas, es que, cuanto más arriba, más altas son las expectativas que la sociedad tiene sobre esa persona. El hecho de haber alcanzado posiciones altas invade a los pacientes con un sentimiento de culpa porque no les cuadra que siguiendo los pasos del sistema uno pueda llegar a lo más alto. Y se sienten como tramposos. como si se hubieran saltado mil pasos para llegar donde están.

Realmente, si esto es tan común como se demuestra, en nuestras oficinas podría haber un gran número de pacientes del síndrome del impostor: todo el mundo piensa que no es válido para desempeñar el puesto en el que está, y cree que los demás son mejores que él. Pero es que el problema es que a los demás, puede que les pase exactamente lo mismo. Y, aún así, las cosas funcionan.

La incomprensible soledad de los genios

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar