Actualidad

En un mundo con 7 billones de habitantes, estas 7 partes de tu cuerpo te hacen completamente único

Marcas biológicas que te identifican

Hay personas que se parecen como dos gotas de agua. Los mismos ojos, la misma nariz, idéntica forma de la cara. Los gemelos extremadamente parecidos arrastran la cruz de tener que aguantar que les llamen por el nombre del otro, e incluso que en su propia familia tengan dificultades a la hora de distinguirles.

El inconveniente que se plantea para la sociedad en estos casos de parecido extremo —por razones policiales, de seguridad o en cualquier situación en la que uno se tiene que identificar— es que la confusión puede llegar también a los sistemas programados para el reconocimiento facial. Actualmente, a las máquinas también les cuesta decir quién es quién.

"El reconocimiento facial no es tan bueno y el porcentaje de gemelos idénticos en la población está creciendo lentamente con el tiempo. Se ha convertido en una necesidad encontrar marcas, como lunares, cicatrices faciales u otras cosas para diferenciar a personas que se parecen mucho, porque en este momento el reconocimiento del iris es el mejor método que tenemos", decía el científico informático Kevin Bowyer a la BBC.

Lo cierto es que el secreto de quiénes somos no solo se esconde en nuestros ojos. Existen al menos 7 marcas personales que nos hacen literalmente únicos.

TUS OREJAS

Ninguna oreja es igual a otra. Ya en la década de los 50, los forenses se valían de las medidas de las orejas de los sospechosos para relacionarlas con las huellas dactilares tomadas en las escena de un crimen. En esta misma línea, ahora existen programas que aseguran que pueden reconocer a alguien por sus orejas en 0,02 segundos con un 99,6% de fiabilidad incluso si la imagen que se posee es borrosa.

Sin embargo, en la actualidad cabría más bien decir que no existe un oído igual que otro. El mismo órgano que usamos para escuchar, también produce débiles sonidos que nos pueden delatar si los amplifica un micrófono especial para hacerlos audibles. A medida que un sonido externo viaja a través de los huesos, el tímpano y el canal auditivo, nuestras células capilares generan un ruidito único. Tan particular es que algunas compañías han llegado a plantear que en el futuro desbloqueemos los móviles con tan solo pegárnoslos a las orejas.

TU OLOR CORPORAL

Por mucha colonia que uses y por mucho desodorante que te pongas, todos poseemos un perfume personal distintivo que se puede llegar a apreciar por diversos métodos. Inspirándose en el olfato agudo de los perros, los investigadores están tratando de crear "narices electrónicas" que supervisen el rastro que dejan los productos químicos que segregamos. Por otra parte, la Oficina de Investigación del Ejército de EEUU aseguró que se puede identificar a individuos observando en una pantalla la niebla de estos compuestos que liberamos mientras nos movemos.

El olor corporal podría hasta servir como una forma de identificación en pasaportes biométricos. "Estoy seguro de que nuestro enfoque puede discriminar entre el olor corporal puro y el olor de los desodorantes, por ejemplo", declaraba Sunil Jha, un ingeniero bioinformático que desarrolla aplicaciones destinadas a este tipo de reconocimiento.

TU FORMA DE CAMINAR

No iban desencaminadas las cientos de letras de canciones en las que se alude a una forma especial de caminar. Todos tenemos una manera singular de andar.

Con cada paso, nuestras piernas hacen balanceos y rebotes únicos debido a sutiles diferencias en las estructuras óseas y los músculos de nuestro cuerpo. Aunque en la mayoría de los casos son imperceptibles al ojo humano, los ordenadores pueden detectar esos matices. Si se grabara la forma de andar de cada persona —del mismo modo que se hace con las huellas dactilares— y se guardaran en una base de datos los detalles específicos de nuestros movimientos, se podría identificar con una precisión notable a, por ejemplo, un ladrón que hubiera cometido su robo encapuchado.

Y no digamos ya nada si lo que hacemos es correr. "Caminar es un movimiento muy pasivo mientras que el correr es un movimiento forzado y por lo tanto mucho más distintivo", asegura Mark Nixon, uno de los principales expertos en esta temática.

Algunos fabricantes de móviles esperan que los dispositivos inteligentes sean capaces de detectar si los lleva en realidad su dueño simplemente analizando el vaivén que experimentan en el bolsillo.

TÚ, DE ESPALDAS

Quién pensara que solo somos únicos y distinguibles cuando se nos ve de cara, se equivocaba. Un equipo del Instituto Avanzado de Tecnología Industrial de Tokio está estudiando un método antirrobo de coche para avisar de que el que se ha sentado no es el dueño. Con 360 sensores, afirman que se puede detectar el contorno de la parte trasera que dibujamos en el asiento cuando nos aposentamos. Somos especiales hasta de espaldas.

TU CRÁNEO

Al igual que sucede en nuestro oído, nuestro cráneo conduce vibraciones de sonido y la forma en la que vibra nuestro cogote difiere de cómo lo hace el del vecino. El tamaño, la cantidad de tejido blanco o las cavidades huecas existentes hacen que nuestras cabezas sean diapasones andantes. Emitiendo un ruido y registrando el sonido de su viaje por nuestro cráneo se puede saber la identidad de una persona con una certeza del 97%.

LOS DEDOS DE LAS MANOS

Más allá de las huellas dactilares, la punta de tus dedos también alberga mucha información sobre ti. En el reverso de mano, dentro de las uñas, se ocultan crestas y contornos singulares propios de cada individuo que se aprecian gracias al color translúcido de esta parte del cuerpo que te muerdes al ponerte nervioso. Miembros del Instituto Indio de Tecnología de Nueva Delhi señalan que incluso con las uñas pintadas se puede observar —a través de una fotografía— los patrones biológicos que hay ocultos debajo.

No obstante, al contrario que las líneas de nuestras yemas de los dedos, estos patrones cambian cada seis meses, el tiempo estimado en el que tarda en crecer una nueva uña generando un nuevo patrón.

LOS POROS DE TU NARIZ

De adolescente seguro que maldijiste a tu nariz poblada de espinillas. Esos poros de la piel que tachaste de vulgares, estén con puntos negros o libres de grasa, te diferencian del resto debido a que su distribución por la nariz varía en cada ser humano.

Investigadores japoneses y chinos han desarrollado un sistema que permite reconocer los poros de la nariz de un individuo al comparar una fotografía de esta parte del cuerpo con las que existen en una base de datos. Garantizan un 88% de precisión.

[Vía BBC]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar