PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Dos días en un inodoro para protestar por la 'mierda' del arte actual

H

 

Abramovi?, esto va por ti

PlayGround

25 Enero 2016 13:35

All Art Is Shit! / All Shit Is Art!”. Así reza un viejo cartel de Designers Republic. La barra inclinada que separa ambas frases alude al hecho de que el afiche es reversible: tú eliges qué cara quieres mostrar, y por tanto qué mensaje quieres lanzar en relación al mundo del arte.

Todo el arte es mierda. Cualquier mierda —cualquier cosa— es arte. Esa frase doble describe a la perfección una reciente obra de la estadounidense Lisa Levy que trata de denunciar “las pretensiones, la competencia y la cantidad de mierda” que uno puede ver en el mundo del arte moderno.

Y lo hace de una manera del todo gráfica, porque la performance consiste en la artista, desnuda, sentada durante dos días en una taza de váter. Puedes llamarlo crítica "de mierda".



Levy, artista conceptual, performer y comediante asentada en Brooklyn, explica que su obra es un guiño —más en el sentido de burla cruel que en el de homenaje— a Artist is Present, aquella sonada performance de Marina Abramovi? con la que agasajó a los asistentes a su retrospectiva en el MoMA neoyorquino.

Para la joven Lisa, aquellas 736 horas que Abramovi? pasó encarando a los asistentes son “un momento crucial para las pretensiones y las gilipolleces del mundo del arte”. Levy respetaba a Abramovi?, hasta que llegó aquello.



Si en aquella pieza Abramovi? invitaba al público a sentarse frente a ella, Levy hace lo mismo cambiando sillas al uso por inodoros. ¿Por qué? Todo tiene que ver con la humildad. Artist is Humbly Present, se llama la pieza.

“Intento presentarme de la manera más humilde posible”, comenta la artista a Bushwick Daily. “Creo que el ego interfiere en la creación artística, convierte al artista en un ser autoconsciente”, añade, sugiriendo que el ego es como una droga que, cuando circula por nuestro cuerpo en exceso, nos hace incapaces de ver la realidad tal cual es. Nada que no sepamos.



Antes de que empieces a soltar espumarazos por la boca para “bendecir” la gran idea de Levi, te diremos que ella misma se refiere a su performance como “una especie de chiste”, una forma cómica de expresar su rabia y su descontento con el arte contemporáneo y, de paso, realizar un experimento social.

“Creo que en el mundo del arte se enseña a no respetar el trabajo de un artista cuando el artista no se presenta a sí mismo de una forma seria. Y yo no me tomo del todo en serio lo que estoy haciendo. Simplemente, siento curiosidad por ver cómo es la experiencia, y creo que es divertido, y que mucha gente lo siente de la misma manera que yo”, comenta Levi a Artnet.

Si estás los próximos 30 y 31 de enero en Nueva York, igual te apetece acudir a la performance, que tendrá lugar en la Christopher Stout Gallery, en Bushwick.

Igual hasta puedes sentarte frente a Levi y hacerle esas preguntas que todo el mundo se está haciendo en voz baja: ¿Si le entra un apretón durante la performance, se atreverá a soltar la carga delante de todos o se levantará de su trono para ir al retrete? Y, sobre todo, ¿no resulta un poco contradictorio protestar contra la 'bullshit' y el ego en el arte moderno con más 'bullshit' y más ego, aunque sea en forma de "chiste"?


Arte eres tú. Arte somos todos

share