Actualidad

La moda selfie nos ha dejado palos, morritos y... el 'codo selfie'

La posición antinatural del brazo a la hora de la autofoto acaba desarrollando lesiones en el codo, avisan los especialistas

Hacer un selfie lleva su tiempo. Prepárate, encuentra el mejor ángulo, enfoca, mírate una y otra vez hasta estar seguro de que vas a salir decente. La cosa se complica si el selfie es grupal. Porque estiras el brazo más, intentas sacar a todos... Y haces una, dos, tres o cuatrocientas fotos hasta que crees que, entre tantas, con alguna estarás conforme. El pan de cada día, sí. Y el dolor de codo que desarrollas a la larga también.

El 'selfie elbow' es una consecuencia más de la adicción al lucimiento personal en las redes sociales y se debe a que, en el momento de realizar la autofoto, el brazo se pone en una posición completamente antinatural para el cuerpo.

La primera que ha contado cómo descubrió que las punzadas que sufría en el codo se debían a sus selfies ha sido Hoda Kotb. La conductora del programa Today de la NBC explicó en directo que sus decenas de autofotos junto a su madre, su novio, Blake Shelton o el grupo de jugadores de voleibol que se encontró en el aeropuerto de Long Island no solo se han traducido en likes, sino también en dolor.

Good morning!!!! #lukebryantoday @todayshow

Una foto publicada por Hoda Kotb (@hodakotb) el

"Fui al ortopedista y me preguntó: ¿Juegas al tenis o al ping-pong? Y por supuesto que no, le dije que lo que yo estaba haciendo eran selfies", ha contado a la revista ELLE. "Cuando haces una foto, tu brazo está arriba, doblado en una posición extraña y tú simplemente haces click, click, click. Piensa en cuántas veces. 20, 30 o 40. Selfie elbow... ¡Todo el mundo lo tiene!".

La doctora Mary Ann Wilmarth explica en el Washington Post que el selfie elbow es similar al dolor de codo que produce jugar al tenis o al golf. En ambos casos se inflaman los tendones que van desde el codo a la mano. La inflamación por los selfies, explica, se produce porque se está extendiendo el brazo pero también se intenta mantener firme el agarre del móvil, "algo para lo que el cuerpo no está diseñado para hacer frecuentemente", declara.

El Selfie elbow consiste en una inflamación de los tendones debido a la posición antinatural del brazo cuando haces las fotos

El selfie elbow se añade así a la lista de las lesiones desarrolladas a raíz del uso de la tecnología. "Vimos con las BlackBerries que la gente venía con dolor de pulgares", recuerda Wilmarth. Los profesionales ya han advertido que el uso excesivo de la tecnología puede dañar nuestro cuerpo y alertan de que es preocupante el incremento del número de jóvenes que padecen estas lesiones, cada vez a edades más tempranas.

Por fortuna, el selfie elbow tiene un tratamiento sencillo: descanso, hielo, cambiar algunos hábitos y hacer estiramientos. Otra solución pasa por utilizar los dichosos palos, pero en el momento en el que se estira el brazo, el desenlace es el mismo.

Recomendaciones para que evitar molestias que no se curan con likes.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar