PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El corto secreto que Kerouac y sus amigos rodaron en Nueva York

H

 

'Pull My Daisy' fue escrito y narrado por Jack Kerouac, protagonizado por Allen Ginsberg y Peter Orlovsky y filmado por el Robert Frank y el pinto Alfred Leslie

Alba Muñoz

04 Junio 2014 12:09

Allen Ginsberg y Peter Orlovsky son invitados a cenar a casa de su amigo, un trabajador ferroviario, cuya esposa también ha invitado a un respetable cura la misma noche. Los jóvenes empiezan a incordiar al párroco, preguntándole, por ejemplo, si su cuchara es santa.

Este es el punto de partida del curioso cortometraje Pull My Daisy, escrito y narrado por el mismo Jack Kerouac en 1959, protagonizado por dos de los miembros de la mítica Generación Beat y filmado y dirigido por su retratista oficial, el fotógrafo Robert Frank, junto al pintor abstracto y expresionista Alfred Leslie. Nada menos.

El título de la pieza fue tomado de un poema con mismo nombre escrito a finales de la década de los cuarenta por el mismo Kerouac, Ginsberg y Neal Cassady.

Situado en el Lower East Side de Nueva York, este corto pareció haber sido filmado de forma improvisada y casera, pero según Robert Frank y Alfred Leslie en declaraciones posteriores, se ensayó a fondo y se ejecutó con gran cuidado. Partieron de una historia cerrada, de una composición de escena pactada, pero después Kerouac superpuso su voz narrativa de forma improvisada durante el rodaje: de alguna forma, este corto también define a la Generación Beat, en tanto que hace un comentario sobre los temas (y las escenas) más representativas de la América profunda.

La pieza es de coleccionista, un link para mitómanos, una forma de asomarse a lo que los artificieros de los valores estadounidenses clásicos y padres conceptuales del hippismo hacían para satisfacer su sed creativa. Su gran valor es poder ver a estos escritores y artistas, así como oír el hilo de consciencia narrativo de Kerouak. Porque en Pull My Daisy no hay diálogos; tan sólo la voz algo tripada del novelista y poeta guía tu percepción. Adelante.

share