Actualidad

Dr. Silicon Valley o el día en que Google se convertirá en tu médico

Google dará la oportunidad de realizar consultas médicas vía chat. Pero quizá no sean tan privadas como las físicas

Cibercondria. Así se bautizó hace una década a esa tendencia que no para de sumar adeptos (o víctimas): cada vez más personas buscan las causas de sus dolores en Internet. En la red cualquier dolor leve es una extraña enfermedad. Cunde el pánico.

Era cuestión de tiempo que los gigantes de la tecnología sacaran partido de la cibercondria. Más, teniendo en cuenta que en lugares como Estados Unidos el seguro médico es un privilegio y muchos pacientes buscan vías alternativas relacionadas con el autodiagnóstico.

Hace un año Google lanzó los Helpouts, una herramienta que, previo pago, conecta a los usuarios con expertos para hacerles consultas breves a través de un chat en vivo. Aunque la aplicación sirve para cualquier tipo de duda, de decoración a programación, la mayor parte de las demandas tienen que ver con síntomas y enfermedades. Desde hace unos días, parece que la apuesta de la compañía por la salud ha dado otro paso:

Jason Houle, de Massachussets, escribió la pasada semana en el buscador: "dolor de rodillas". Y se encontró con la siguiente frase. "Creemos que tu búsqueda tiene que ver con una preocupación médica. Aquí puedes visitar a asesores sanitarios a través de un chat de vídeo". Houle hizo una captura de pantalla y la subió a Reddit. Google no había anunciado ningún lanzamiento. Pero tras varias investigaciones, se descubrió que se trataba de una aplicación en proceso de pruebas, sólo efectiva en California y Massachussets y completamente gratuita (por ahora).

"Nuestra idea es que si alguien busca información médica básica –casos relacionados con el insomnio o la intoxicación alimentaria, por ejemplo– sea posible ofrecerle información. Por ahora estamos probando si este sistema es realmente útil", declaró un portavoz de Google al diario The Guardian.

En los últimos años han surgido decenas de apps relacionadas con la salud.  Apple, por su parte, cuenta con Apple Health, una herramienta que mide el nivel de estrés, monitoriza el ejercicio diario y controla las pusaciones o la presión. El negocio de la salud, que sólo en Estados Unidos mueve tres billones de euros, lleva tiempo siendo la gran meta a alcanzar en Silicon Valley.

El primer gran estudio sobre el impacto de la cibercondria lo realizó precisamente Microsoft en 2008. Y el pasado verano, Larry Page y Sergey Brin, fundadores de Google, confesaron sin tapujos que su mayor reto era adentrarse en la medicina.

"Estoy muy interesado en la posibilidad de aplicar datos para mejorar la salud. Imagina que pudieras tener acceso a los informes médicos de los norteamericanos. Eso salvaría 10.000 vidas sólo en el primer año", declaraba Page durante la conferencia.

Obviamente es imposible, dado que la relación médico-paciente sigue siendo estrictamente confidencial. Pero quizá no lo sean las consultas digitales que se podrán realizar a través de Google. Tal vez, además de para ayudar, sirvan para alimentar una base de datos que, a medio plazo, pueda utilizarse para realizar futuros diagnósticos.

Parece bastante plausible que, en poco tiempo, la tecnología acabe controlando parte de la industria sanitaria. Un negocio bastante lucrativo que podría ayudar a todos aquellos que no disfrutan de seguro médico o que, simplemente, no pueden acudir a una consulta física. Sin embargo, vuelve a surgir el problema de la privacidad. Como surge cada vez que se habla de herramientas digitales que, en teoría, se lanzan para hacer nuestra vida más fácil. ¿Estamos dispuestos a compartir nuestros informes médicos en aras de mejorar las consultas rutinarias? La salud vuelve a enfrentarse con la ética. Y el debate sólo acaba de empezar.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar