PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

5 cosas que NO sabías sobre Matthew McConaughey (y que deberías saber)

H

 

Quería ser abogado, se metió a actor por accidente, escribe mucho… Anécdotas del hombre de moda que no conocías, porque pensabas que solo era el ex de Penélope Cruz

Mario G. Sinde

13 Marzo 2014 15:30

Así han ido las cosas: tiempo atrás, Matthew McConaughey era probablemente el peor actor del mundo. No se lo tomaba en serio ni el tato, solo gustaba entre una parcela reducida de público femenino muy aficionado a los torsos hinchados y a los bíceps trabajados en gimnasio, y únicamente le caían papeles de mierda en los que tenía que exhibir, no su talento actoral (que se desconocía que lo tuviera), sino su espectacular tableta de chocolate. Y entonces sucedió una cosa inesperada: Steven Sodergergh le reclutó para “Magic Mike”, una película de strippers masculinos en la que él hacía de dueño de un garito con sombrero vaquero, chaleco y aspecto de rednek, y el papel lo bordó. No solo tenía músculos hasta en la oreja, sino que descubrimos al actor que llevaba dentro. Y a partir de ahí el despiporre que todos conocemos: “Mud”, “El Lobo de Wall Street”, “True Detective”, “Dallas Buyers Club” y todas esas películas y series tremebundas que le han coronado como el hombre de moda. Hombre con Oscar, encima.

Así que pelillos a la mar, a enemigo que huye puente de plata y no discutamos por un quítame allá esas pajas: ahora McConaughey es dios, y aunque necesitemos mirar en Google cómo se deletrea su apellido para escribirlo bien, tenemos que considerarle como uno de los nuestros. Y de paso, echarle un vistazo a su pasado para ver si entre gestos imperceptibles descubrimos signos que anunciaban este adviento divino del que fuera ex de Penélope Cruz. Aquí van 5 cosas que no sabías. Y si lo sabías es que te gustaban las películas malas.

1. Lleva un diario. Sí, amigas, a Matthew le gusta escribir y anota a diario lo que le pasa, como André Gide, como César González Ruano, como Anna Frank. En cada película en la que trabaja, se lleva una libreta y anota al final del día lo que ha ido sucediendo, los paisajes que ha visitado, etc. Y como tiene 85 películas en su cuenta, debe tener también 85 diarios. ¿Un editor que se preste en la sala?

2. A punto estuvo de protagonizar “Titanic”. ¿Se lo imaginan? Matthew hundiéndose con el barco, Matthew haciendo el cristo con Kate Winslett en la proa, etc. Al final se optó por Leonardo DiCaprio, con buen criterio, pero en serio: ¿os imagináis ahí a Matthew bailando en las mesas y tirándose a Kate Winslett en las cocheras? ¿Escupiendo por la borda? Bah.

3. Es amigo de Lance Armstrong. De hecho, su relación con el ex ciclista tramposo, y poseedor de un único testículo -no al estilo Franco, que era ciclán, sino por causa de un cáncer que no fue a mayores-, es tan estrecha que fue Armstrong quien presentó a Matthew a la que hoy es su mujer, Camila Alves (nada que ver con Dani).

4. Su primera película es un clásico. No tenía experiencia como actor, pero se presentó a un cásting para “Dazed and Confused” (1993), aquí traducida penosamente como “Movida del 76”, y el director Richard Linklater le escogió para el papel de David Wooderson. La historia es aún más retorcida, porque se presentó a la prueba a instancias del productor de la película tras verle en un bar.

5. Porque él quería ser abogado. En la universidad se planteó estudiar Derecho para ejercer de abogado en causas criminales, hasta que un día leyó un libro sobre cine y se planteó también contar historias. Así que nunca llegó a estudiar Derecho (ni tampoco torcido; es broma), ni nada de nada. Entró en la escuela de cine y tampoco acabó. Tampoco lo necesitaba.

share