Actualidad

Todo lo que tienes que saber del ascenso y caída de Milo Yiannopoulos

5 claves para entender la crisis del autodenominado "más famoso supervillano de Internet"

Mala semana para Milo. En 48 horas, “el más famoso supervillano de internet” ha encadenado una serie de sucesos desafortunados: primero se canceló su discurso en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC, por sus siglas en inglés). Luego, la editorial Simon & Schuster canceló la publicación de su libro autobiográfico Dangerous, que estaba en el número 1 de venta anticipada de Amazon en Estados Unidos. Por último, un grupo de empleados del medio ultra en el que trabajaba, Breitbart, amenazó con dimitir si él no se iba, por lo que él terminó yéndose.

Todo esto viene por un vídeo que difundió, a través de sus cuentas en redes sociales y sus medios como National Review, el establishment conservador del Partido Republicano. O, lo que es lo mismo, el GOP que también se opone al estilo de Donald Trump. En el vídeo, Milo abordaba en un streaming múltiple la pedofilia y las relaciones de adolescentes con personas adultas.

He aquí el vídeo:

Incluso con el vídeo editado, lo que explica Milo no es, ni de lejos, lo más polémico que ha dicho hasta el momento. Sin embargo, en 48 horas ha saltado por los aires. ¿Por qué? ¿Qué significa todo esto?

1. Los medios liberales están hasta arriba de fango. Ha bastado con que las declaraciones de Milo circulasen y se amplificasen de manera escandalosa para que muchos medios se subieran al carro de gritar “¡Milo pederasta!”. Los medios liberales le tenían ganas a un rodillo intelectual hecho meme, a quien no han podido tumbar durante meses hasta el momento en el que los suyos, el Partido Republicano, le han apuñalado por la espalda. Lo más mezquino de todo, es que medios como Buzzfeed han dicho esta vez exactamente lo mismo que Breitbart, por el oportunismo de cargarse al personaje. Ciertamente, Milo es un personaje despreciable, pero en la mayoría de informaciones de las últimas horas no se ha abordado de manera honesta lo que dijo Milo en el vídeo, ni se ha abierto un debate de por qué lo que dijo estaba mal. Simplemente, “¡Milo pederasta!”

2. Milo no es un personaje hecho para dar pena. Y ayer la dió. Milo anunció su dimisión como editor senior de Breitbart en una rueda de prensa en la que cada frase que pronunció parecía que estuviera dictada. Por alguien que no era él: Milo pidió perdón y se excusó por no haber usado un lenguaje preciso cuando en ese streaming empleó la palabra “chicos” para hablar de las relaciones entre adolescentes y adultos. La explicación resulta especialmente chocante cuando él nunca ha pedido perdón por ataques infinitamente más duros, por ejemplo, contra las mujeres o los musulmanes. Es más, él ha hecho gala siempre de no deber disculpas a nadie y de identificar eso con la debilidad del discurso. En este sentido, también ha defendido en varias ocasiones su “derecho a ofender”, y que su misión como periodista e influencer es “ofender”. Todo indica a que Milo estaba encañonado, y que fue Breitbart quien le forzó a dimitir, después de la su exclusión de la CPAC y de la cancelación del libro.

3. Esto no refuerza a Milo, sino que le cubre de polvo. Hasta el verano pasado, Milo no era más que un editor de tecnología en un medio todavía minoritario, con cierta fama en círculos de internet de la Alt-Right como 4Chan. Entonces, su campaña de acoso contra la actriz negra Leslie Jones le valió la expulsión de Twitter. Armado con un discurso por la libertad de expresión, el personaje pasó en los próximos meses a convertirse en quién es ahora. Tras el vídeo sobre la presunta pedofilia, sin embargo las cosas son diferentes. Es cierto que Milo está llenando más portadas que nunca pero esto no le servirá para catapultarse hacia arriba, sino todo lo contrario. Que Twitter le censurase alimentaba al personaje porque Twitter y las feministas eran los enemigos. Pero ahora han sido los suyos, quienes le apoyaron en todas sus salidas de tono anteriores, quienes se han retirado. Milo se ha quedado solo y, en lugar de crecerse, ha pedido perdón en una ridícula y humillante rueda de prensa.

4. ¿Estamos ante el posible pinchazo de la burbuja de la Alt-Right y la victoria del establishment conservador? En los meses anteriores a la campaña de Donald Trump en Estados Unidos se habló mucho de cómo la derecha alternativa —Alt-Right— había destrozado culturalmente el discurso de la izquierda, en parte, por superar el discurso tradicional de la derecha conservadora. También se habló de que el GOP, o establishment republicano, no soportaba a Trump ni a su ejército de trolls 4channers, pero que se estaba sirviendo de la Alt-Right para ganar las elecciones. Poco después de un mes de inaugurarse la presidencia de Trump, el GOP no quiere a Milo en su conferencia y Breitbart se desentiende de él. Esto muestra que la derecha en Estados Unidos está dividida, pero también que quien mueve los hilos, por lo que parece, no es la Alt-Right, sino los señores con traje y corbata de siempre que detestan a gays provocadores como Milo. Es como si, llegados al poder, personajes como Milo ya no fuesen necesarios.

5. Assange, Putin y… ¿Milo? La guerra contra el establishment une a aliados inesperados. Es cierto que la Alt-Right nunca necesitó al establishment conservador para crecer. Es más, fue ese movimiento el que, con vida propia, decidió ponerse del lado del Trump, y beneficiar indirectamente a todo el Partido Republicano. Como carambola, la traición de estos a Milo despertó la simpatía y el apoyo de personajes como Julian Assange. Ahora queda claro que un cocktail ideológico como Milo no cabe en los parámetros de la derecha normativa. Por eso, anuncia un nuevo medio, y otras posibles editoriales (que todavía se desconocen) para publicar Dangerous. ¿Nos encaramos en los próximos años hacia un eje de libertarios extraviados que no encajan en ningún lado, que balbucean argumentos a medio camino entre el fascismo y el liberalismo, en contra del establishment de derechas y de izquierdas? ¿Un grupo de hacktivistas, performers y trolls de internet que se carguen el sistema? ¿Con Putin a la cabeza?

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar