Actualidad

Los rostros de la victoria: 4 parados y trabajadores a favor de Macron

Votan a Macron no para parar al fascismo, sino porque verdaderamente creen en él

*En portada: Fabian / Fotografías: AJR.

La primera oportunidad de Francia para probar la Tercera Vía. Con 38 años, Fabian es ferroviario y militante de En Marche desde 2017. Cree en la Tercera Vía porque nunca hasta ahora Francia podía haberla llevado a cabo, dice, y porque la sociedad se encuentra en un estado de madurez suficiente para ello. Fabian se considera afortunado porque nunca ha estado en el paro, pero a su alrededor, en su familia, sí que hay gente sin trabajo: para ellos, cree Fabian, lo mejor que puede ocurrirles son las políticas de Macron.

¿Continuación de Hollande? ¡No! Baptiste tiene 29 años y trabaja en una agencia de viajes. Nació en Francia pero vive en Barcelona desde hace 26. «Soy europeísta por experiencia personal y por creencias político-económicas». A la pregunta de por qué cree que las rentas más bajas deberían confiar en En Marche, Baptiste dice: «De primeras, programas como los de Le Pen o Mélenchon son más atractivos en el corto plazo. A medio plazo creo en que programas que incentivan la inversión, crean trabajo y ese trabajo crea valor». Baptiste también responde a quienes ven en él una continuación de Hollande: «él mismo decidió irse del gobierno tras ver la mediocridad y las pocas ganas que le rodeaban para reformar Francia: «vio que era imposible poner en marcha sus ideas por la demagogia y los intereses».

*Olivier

Parado y votante de Macron. Aunque está en el paro, Olivier apoya a Macron. No es la idea que uno tiene del desempleo —Olivier tiene 26 años y busca trabajo en el mundo de los negocios—, pero estadísticamente forma parte de ese 10% de parados que tiene Francia. «Es la primera que me involucro en política», dice, completamente fascinado por lo que En Marche le aporta, «en la ciudad en la que vivo no siempre hay actividades de En Marche, así que a veces miro qué hay en París y participo en cosas». Olivier ha hecho todo lo que ha estado en sus manos para que su partido gane: repartir octavillas, convencer a la gente con la que se encuentra en la calle, llamar puerta por puerta a las casas para hablar de Macron… 

¿Su fascinación por el partido? No la esconde; todo está en el líder: «tiene una gran personalidad, habla muy bien, dice la verdad, es carismático, coge las mejores cosas de la izquierda y las mejores cosas de la derecha, ha construido un programa inspirado en miles de voces de expertos y ciudadanos…». También admira la capacidad de Macron de comenzar de cero, incluso cuando ha sido un persona que lo ha tenido siempre todo: «Pudo haber sido banquero y ganar mucho dinero, pudo haber sido asesor y que las cosas le fuesen muy bien, pudo haberse conformado con quedarse en el partido Socialista… Pero eligió empezar de cero, otra vez».

*Gabriella

Una visión parecida a la de los melenchonistas. Gabriella tiene 29 años y está desempleada por decisión propia: para ella, este es un momento de transición. Cuando le preguntamos si cree en el capitalismo, ella dice: «No me considero pro-capitalista, pero tampoco súper en contra. Yo lo que deseo es un capitalismo sin odio. Hablando con la gente que vota a Mélenchon me doy cuenta de que tenemos una visión de la sociedad muy parecida, la diferencia es que yo no quiero romper nada». Para Gabrielle, Macron tampoco es el candidato de las elite: «quiere hacer más por los que tienen menos y quiere que todo el mundo encuentre su lugar; es una igualdad real». 

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar