Actualidad

Los robots del futuro vienen a por tu curro

Recientes estudios auguran la desaparición masiva de puestos de trabajo en las próximas dos décadas

Si la cosa laboral ya pintaba peliaguda per se, una nueva investigación publicada por Carl Frey y Michael Osborne, doctores de la Universidad de Oxford, probablemente levantará nuevas alarmas. Según estos expertos, casi la mitad de los trabajos que hoy son desempeñados por personas podrían estar automatizados allá por el 2030. ¿El lado bueno? El estudio se refiere específicamente a los trabajadores estadounidenses. En nuestro país tal vez para esa fecha nadie tenga ya trabajo.

Según los autores, la aceleración del progreso tecnológico y el desarrollo exponencial de las inteligencias artificiales, propiciará una progresiva sustitución del personal humano por programas informáticos y aparatejos programables, en una réplica hi-tech de los fenómenos de industrialización y destrucción laboral de las Revoluciones Industriales del XIX. Como suele suceder (y como precisamente ya pasó con multitud de avances científicos aplicados al ámbito laboral, como el coche o los telares), los más afectados por esta desaparición de puestos de trabajo serían las clases más humildes, que tienden a desempeñar labores que necesitan escasa cualificación. Al fin y al cabo, ordenadores y robots no poseen, de momento, las capacidades de interacción social o la inteligencia emocional que los humanos sí que tienen (algunos), y que son necesarias para desarrollar trabajos creativos, de innovación o de interacción con otros.

Ante estos datos, una pregunta destaca sobre el resto: ¿seremos capaces de generar nuevas ocupaciones para toda esa gente que, supuestamente, ya no será necesaria? ¿O nos daremos de nuevo de bruces con una enorme masa de ex-trabajadores sin cometido alguno ni manera de ganarse la vida dispuestos a convertirse en luditas del siglo XXI? Quién sabe. De todos modos, como cualquier otro estudio realizado por expertos y académicos, deberíamos tratar estos datos con la prudencia que se merecen. Las predicciones son eso, predicciones. Y nadie, ni siquiera una eminencia oxoniana, puede saber a ciencia cierta qué pinta tendrá el mundo en el 2030. Salvo quizás Kraftwerk.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar