PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Esta historia de una pareja “robándole” la boda a otra ha encendido internet

H

 

Y con razón...

Elena Rue Morgue

08 Junio 2017 06:00

Una usuaria de Twitter compartió hace una semana una pregunta realizada de forma anónima por una mujer al consultorio de la revista Slate, llamado "Dear Prudence".

"Mirad todos esta pesadilla. Nunca jamás volvería a hablar a John y Jane".


En él, una novia anónima relata el mayor temor que cualquiera puede tener el día de su boda (después de ser plantado en el altar): que se la roben.

"Mi marido y yo empezamos a salir, me quedé embarazada, tuve un hijo, nos mudamos juntos, compramos una casa y tuvimos un perro, en ese orden. Nuestros amigos y familiares nos preguntaron durante años que por qué no nos casábamos, así que finalmente decidimos hacerlo".

El mejor amigo de su marido, al que ella se refiere con el nombre falso de "John" fue el padrino y el encargado de oficiar la ceremonia.

Según explica nuestra novia anónima, todo iba fetén, "El lugar era precioso, todo el mundo parecía feliz y nuestras familias estaban llenas de alegría. Mi madre debió usar la palabra aleluya un par de docenas de veces...".

Hasta que al bueno de John la emoción se le subió tanto a la cabeza que dio carpetazo a la ceremonia de sus amigos para empezar a organizar la suya. "Toda la atmósfera era muy emocionante. Tanto que John paró a mitad de ceremonia para pedirle matrimonio a su novia (a la que en la historia llaman Jane) y revelar que ella estaba embarazada".

¿Perdona?

"Ni si quiera pude escuchar los votos que mi marido escribió para mí ni el resto de la ceremonia por culpa de los sollozos de Jane, su familia que estaba muy sorprendida y también estaba invitada, y toda la gente que estaba sentada a su alrededor dándole la enhorabuena. Incluso el cámara cortó a menudo para grabarla a ella".

Cuando John hizo el brindis de rigor, se disculpó por un instante, pero acto seguido procedió a hablar de su futura esposa sin apenas hacer referencia a los novios. Ellos fueron los protagonistas del convite, del baile, y de todo lo demás.

"Mi marido no le ha dirigido la palabra a John desde la boda, y nuestros amigos en común creen que lo que hizo fue de mala educación pero que mi esposo debería superarlo. Él hace bromas de que su amistad se arreglaría si ellos nos pagan los 40.000 dólares que supondría pagar 'su mitad de la boda'. ¿Crees que la actitud de John merece el fin de una larga amistad o estamos enfadados por nada?".

Prude le responde que, en un punto medio entre "superarlo" y nunca volver a hablarle, está tener una discusión al respecto, "Puede que él se disculpe y ellos dos puedan tener una reconciliación auténtica y construir una mejor amistad como resultado". O puede que no, pero para la consejera profesional, valdría la pena intentarlo.

Una opinión que en Twitter no han compartido en absoluto. Fue leer la historia, y encender las antorchas.

"NO INTENTÉIS ESTO EN MI BODA. Podría pegarme vestido de esmoquin".


"Nah, las bodas cuestan mucho dinero. Haberme gastado un dineral en una boda de la que ya no soy protagonista, hay que estar loco. Qué falta de respeto".



"Que le jodan a perdonar, y ni si quiera me gustan las bodas".


"No, se acabó la amistad".

"Dios, ahora tienen que tener un bebé de venganza y anunciarlo en su boda. Ser malignos de cojones. Y entonces acabar con la amistad".


[ Vía BuzzFeed]

share