Actualidad

La transgresión cotidiana: elogio fotográfico de la mujer inconformista

La editorial Rizzoli publica ‘Snapshots of Dangerous Women’, una recopilación de viejas instantáneas de mujeres que reventaron las convenciones de su época

1903. La periodista y activista británica Dorothy Levitt se convierte en la primera mujer que conduce un coche de carreras. "No gané", escribe en su diario. "La próxima vez lo haré mejor".

1907. La policía parisina es requerida con urgencia en el Moulin Rouge para detener el tumulto que han provocado Colette y su amante Mathilde de Morny al representar la pantomima Rêve d'Égypte. La culpa de todo la tuvo un beso. Los labios de dos mujeres encontrándose frente a los ojos del público.

1922. Una mujer es arrestada en Nueva York por encenderse un pitillo en la calle. Un fotógrafo con ángel inmortaliza el momento: ella, inclinada contra una pared de piedra, sujeta orgullosa su cigarrillo entre los dientes.

1929. Un grupo de jóvenes muchachas participan en el Easter Parade neoyorquino. Durante el desfile fuman Lucky Strike. Preguntadas por la prensa, ellas se refieren a sus pitis como "antorchas de libertad".

La lista podría seguir hasta el infinito, detenerse en cada año hasta llegar a hoy mismo, alcanzar a nombres como Bonny Parker y Harriet Quimby, Amelia Earhart y Emmeline Pankhurst, Angela Davis y Mary Quant, Judith Butler y Ulrike Meinhof...

También a personas anónimas que con sus acciones y aficiones "no convencionales" (para la época) ayudaron a ir ganando espacios de libertad frente a unas convenciones sociales claramente discriminatorias para la mujer.

El latido transgresor de todas esas mujeres inspira una nueva entrega de la editorial Rizzoli que viste el declarativo título de Snapshots of Dangerous Women, Retratos de mujeres peligrosas.

Mujeres peligrosas por la simple razón de ser vivaces y atrevidas, de seguir sus instintos, de querer probar aquello que se les niega. Peligrosas por inconformistas.

El libro se nutre de viejas fotografías reunidas por el coleccionista, comisario de arte y escritor Peter J. Cohen durante más de dos décadas de incesante búsqueda por mercadillos y dealers de material vintage.

Son imágenes vernáculas de la liberación femenina en EE.UU durante la primera mitad del siglo pasado. Instantáneas que transmiten una sensación fundamental: la diversión de probar lo prohibido, el placer de vivir de acuerdo a las reglas propias.

No hay nada más peligroso para el patriarcado que un mujer segura de sí misma

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar