Actualidad

10 retratos de una maternidad salvaje

La fotógrafa Jade Beall muestra a madres orgullosas que no esconden sus "heridas de guerra"

La rosa de mosqueta suaviza las estrías, o eso decían las enfermeras a las mujeres que, entre horrorizadas y enamoradas, miraban sus pechos enormes y sus vientres inflados en el espejo. 

La crema de aloe curará las cicatrices, pero qué les importaba a ellas una cicatriz, si lo que engendraban era un ser pequeño y luminoso, imborrable, de por vida.

Dejaron entonces crecer sus heridas, sus estrías, sus enormes cicatrices. Las dejaron crecer como quien deja a un pájaro en libertad.

La guerra fue difícil: hormonas, cambios, dolores. Pero ellas fueron soldados de un ejército ganador.

Mira todas estas marcas. Mira cómo dibujan una historia tierna y perfecta. Una historia sobre el amor y sobre el futuro. Una eternidad.

El cuerpo de la mujer es un arma que araña.

El cuerpo de una mujer es el principio y el fin de todos los cuerpos.

Por eso tiene manchas, por eso tiene marcas, por eso huele a flores, y a mar, y a ceniza.

La rosa de mosqueta suavizará el dolor, dice la enfermera, pero las mujeres, entre enamoradas y horrorizadas, prefieren ser salvajes.

Salvaje, como sinónimo de natural. Natural, como sinónimo de gran belleza

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar